Tratamientos caseros para el cabello

Es muy común tener problemas con el cabello, pues el cabello seco o dañado o estropeado es una gran problemática. Por lo general el cabello seco se debe al descuido o mal uso y uso excesivo de los productos como la planchita, secadores de cabello, champú de mala calidad, etc.
Algunos tratamientos caseros para el cabello pueden ayudar a que éste se vea nuevamente sano, o por lo menos mejorar la calidad del mismo...
Una crema casera para mejorar el cabello se puede preparar en forma rápida y económica con dos yemas de huevo mezcladas con una cucharada de aceite de oliva. Se humedece el pelo y se aplica esta crema en largos y puntas, se coloca una gorra de nylon en la cabeza y se le da calor con el secador o con una toalla mojada en agua caliente.
Este tratamiento debe ser realizado entre 20 minutos o media hora, luego se enjuaga bien y se procede al lavado como de costumbre utilizando champú y crema para cabellos secos. Es conveniente repetir este procedimiento una vez por semana hasta que se recupere la fibra capilar.
Para el cabello con puntas resecas el aceite de almendras da excelentes resultados, se puede utilizar sólo o mezclado con huevo y una cucharada de miel. Se aplica exactamente igual que la preparación anterior.
El aceite de rosa mosqueta también ayuda a reparar el daño en el cabello y de la misma forma que el aceite de almendras, puede ser aplicado sólo o mezclado con miel o con yema de huevo.
Dejarlo en el pelo entre 20 y 30 minutos y luego se lava en forma normal.
Realizar cortes periódicos de la puntas permite que el cabello esté más saludable a la vez que se va quitando las partes en las cuales el daño es más visible.
Caspa, calvicie, deshidratación… todos estos problemas y muchos más son comunes en más de una cabellera. Y como la peluquería y los tratamientos suelen ser un tanto costosos, ofrecemos algunos remedios caseros para el cabello que pueden ayudar a mantenerlo en buen estado.
El primero de estos remedios caseros está dirigido a prevenir la calvicie a través de la estimulación de la circulación en el cuero cabelludo. El masaje con el aceite de coco sobre él es recomendable para ello, y el tratamiento se completa colocando una toalla húmeda en el cuero cabelludo tras la aplicación del masaje.
Un masaje en el cuero cabelludo con jugo de limón durante quince o veinte minutos puede ser muy útil contra la caspa, y si lo que tienes es cabello opaco y sin brillo, basta con hervir hojas de té en agua y aplicar sobre el cabello.
Para el cabello graso basta aplicar un poco de talco sobre él. El talco es capaz de absorber el exceso de grasa del cabello, y dejarlo durante quince minutos y luego lavarlo basta para recuperarlo.
Finalmente, refiriéndonos a la alimentación, puede resultar útil introducir a la dieta vegetales verdes como la espinaca y la lechuga, las cuales ayudan a que el color del cabello vuelva a la normalidad y previenen que el mismo resulte opaco y quebradizo.
Los cuidados del cabello normalmente suelen demandar productos químicos que o son muy buenos y salen muy caros o son muy baratos y son muy malos. Por ello, nada mejor que confiar en los productos naturales y en algún que otro secretito para ser sacado de debajo de la manga.
Las bebidas alcohólicas tienen muchos de estos secretos, y los remedios caseros con bebidas alcohólicas para cuidar el cabello constituyen una buena opción para mantener un cabello sano gastando poco y con resultados garantizados.
Trocear una cebolla y agregarla a una taza de ron, por ejemplo, es un buen resultado para cuidar el cabello. Déjala reposar y masajea tu cuero cabelludo con el preparado durante todos los días.
Lo mismo con yema de huevo y cerveza. Debes revolver tres yemas de huevo en una taza de cerveza y aplicarla al cuero cabelludo masajeando durante tres minutos. Déjalo reposar durante 30 minutos y repítelo una vez por semana durante tres meses.
Finalmente, recomendamos una loción de huevo y vodka. Coloca una onza de romero y otra de bardana en el fondo de un frasco y vaciar encima 16 onzas de vodka. Deja reposar durante tres días y cuélalo. Coloca la loción a diario sobre tu cuero cabelludo y hazlo con regularidad. Tu cabello adquirirá el cuerpo y la fuerza que nunca tuvo.
Si bien a medida que los años pasan el cabello se vuelve inevitablemente más opaco y quebradizo, a veces factores como la mala alimentación o el estrés pueden contribuir a dañarlo a temprana edad. Cuando pasas a tener el cabello dañado lo percibes de inmediato, y además de dañar tu peinado, afea tu apariencia en general.
Para tener un cabello fuerte y brillante, puedes recurrir a algunos productos naturales que contienen propiedades para recuperar el cabello dañado. En este caso escogemos dos, el jengibre y el sésamo, dos elementos que con su uso combinado pueden hacer la diferencia entre un buen cabello y un cabello maltratado.
Debes combinar una cucharadita de jengibre con una cuarta taza de aceite de sésamo. Mezcla el preparado y aplícalo sobre tu cuero cabelludo masajeando enérgicamente. Cuando hayan pasado diez o veinte minutos, retíralo con champú y repite el tratamiento semana tras semana.
El aceite de sésamo protege tu cuerpo de agentes dañinos, y el jengibre tiene un poder anti-inflamatorio con propiedades asociadas al tratamiento de la caspa. Combinados resultan en un combo para proteger tu cabello que te ayudará a mantenerlo en buen estado.
Escrito por Carlos Dan