La terapia de Biomagnetismo

La terapia de Biomagnetismo demuestra que aplicando imanes de una determinada fuerza y polaridad en puntos específicos del cuerpo consiguiéndose exterminar en poco tiempo virus, bacterias, hongos, o parásitos que son la causa de las mayores enfermedades de hombre.

El Biomagnetismo es un método extremadamente simple e inofensivo, donde se utilizan sólo imanes y el paciente no necesita desvestirse).
El Biomagnetismo que ciertamente para muchos es difícil de creer, involucra muchos años de paciente investigación del Dr. Goiz en el campo de las terapias energéticas, también encuadrada en lo que se conoce como Medicina Vibracional, que pone de manifiesto la importancia para la salud, de las múltiples vibraciones energéticas u ondas electromagnéticas que recorren el cuerpo humano.
Es en este ámbito que el Dr. Goiz realizó en 1988 el descubrimiento del fenomenal concepto denominado “Par Biomagnético”. El par biomagnético se puede graficar como la existencia en el cuerpo de puntos específicos que van hermanados y presentando polaridades magnéticas contrarias, Norte y Sur como en un imán común. Al igual que en el caso de los puntos de acupuntura, la ubicación de estos pares biomagnéticos están ya definidos por el Dr. Goiz en un mapa del cuerpo.
Con el transcurso del tiempo se fueron descubriendo nuevos pares hasta llegar hoy a una cifra cercana a los 250 pares.
Lo sorprendente es el descubrimiento de que cuando estos pares se desequilibran, en el polo sur de ellos se concentran focos de determinados virus (ya identificados por sus nombres) en un ambiente de pH ligeramente más ácido, mientras que en el polo norte se ubican ciertas bacterias también previamente identificadas, pero en un medio de pH algo más alcalino que en el resto de los tejidos.
El Dr. Goiz logró determinar además que entre ambos focos de virus y bacterias se establece una comunicación a distancia, en forma de ondas electromagnéticas, en lo que se conoce como bioresonancia magnética, lo que permite la retroalimentación energética entre dichos microorganismos, los que se potencian en su virulencia y capacidad de resistencia frente a los anticuerpos del sistema inmune.