La terapia neural

La terapia neural consiste en el tratamiento del sistema nervioso vegetativo (SNV) para facilitar los mecanismos de autocuración del cuerpo humano que se encuentra enfermo. También sirve como terapia reguladora del organismo para que cada organismo encuentre su propio orden individual interior.
El SNV forma parte en todos los procesos y reacciones del organismo. Su papel en las funciones mentales, emocionales, sociales y culturales lo transforma en un elemento clave en la integración del individuo como totalidad.

La terapia neural se basa en la afirmación de que cada célula de nuestro cuerpo, al igual que todas las células existentes, equivale a un valor eléctrico o posee una carga eléctrica que puede ser modificada a voluntad para provocar un cambio en su estado. Se tiene en cuenta también la polaridad eléctrica de las células.

Cualquier infección, inflamación, traumatismo o cualquier enfermedad en cualquier parte del cuerpo, así como trastornos psíquicos y emocionales crean un campo eléctrico que  interfieren con las cargas eléctricas naturales de nuestro organismo.

Para solucionar este cuadro de interferencia eléctrica se utilizan anestésicos locales muy diluidos y se inyectan microdosis en los puntos específicos del sistema nervioso que son factores determinantes de la enfermedad. Estas sustancias tienen un alto potencial eléctrico y generan cambios en la estructura eléctrica de las células del sistema nervioso.

La terapia neural puede ser aplicada en cualquier persona, incluido los niños lactantes, mujeres embarazadas. Sin embargo personas que estén padeciendo alguna enfermedad grave o que afecte la coagulación deben contar con la aprobación médica.

Resulta una terapia efectiva para solucionar la gran mayoría de los problemas de salud y enfermedades. Pero aún más importante es el positivo cambio emocional y psíquico que produce, siempre son muy importantes lo cual es una garantía de mejoría física y psíquica que nos acerca mucho a la salud ideal.

(Escrito por Sebastián Rossi)