Esencias florales para niños


Las esencias florales son utilizadas en la terapia alternativa llamada terapia floral; son las conocidas flores de Bach. Como casi todas las disciplinas sanitarias, pueden ser practicadas en niños en algunos casos.
Las esencias florales para niños pueden resultar una excelente forma de ayudar al pequeño en momentos conflictivos de su vida. Por ejemplo en su primer día de colegio, sus primeros conflictos sociales o la llegada de un hermanito.
El tratamiento es individual, pero las causas del problema suelen ser muy complejas, por lo que siempre se busca complementar la terapia floral con otras terapias y sobre el entorno del niño. En algunos casos son los padres quienes deberían seguir un tratamiento y el niño es quien sufre por los problemas de sus familiares.
En la terapia floral, existen fórmulas universales que son modificadas por el terapeuta según cada caso en especial. Tenemos que decir también que así como la terapia floral no tiene contraindicaciones ni efectos secundarios, no reemplaza a los medicamentos.
Algunas de las esencias para tratar los problemas más comunes en los niños:
Entrar al colegio: Dos semanas antes del día se le da achicoria y estrella de belén para el desapego. Nogal para atenuar el cambio o castaño dulce en caso de angustia.
Llegada del hermano: Acebo para la ira, la envidia y los celos, estrella de belén y nogal.
Cambio de casa: Nogal y estrella de belén.
Separación de los padres: Estrella de belén, castaño dulce para la angustia. Esto ayuda a pensar que está todo bien.
Orinan en la cama: Hipérico, ajo, Cerasifera. A las dos o tres semanas hacen efecto pero debe acompañarse con tratamiento terapéutico para trabajar el miedo.
Terror nocturno: Heliantemo y álamo temblón. Si también tiene pesadillas se agrega el hipérico.
Todas estas esencias florales son de venta libre y pueden ser administradas siguiendo las instrucciones, pero se recomienda consultar con un terapeuta antes de dársela al niño.