Sopa italiana de Tomates frescos y Pastas

Lo fascinante de la cocina tradicional, la de nuestros padres y abuelos, es la imaginación que le echaban porque en aquellos tiempos había que ser un gran maestro de la cocina y convertir las pocas materias primas de que disponían en un plato delicioso y nutritivo. A una caldo de vegetales no hay que echarle mucha imaginación, no tiene mérito. Hacer una sopa minestrone de primera calidad es tan sencillo que lo podría hacer cualquiera pero con unas pastas, unos tomates y poco más; hacer una sopa tan deliciosa como esta, eso sí que sí. Comida de pobre que se lleva tanto ahora y que yo prefiero mil veces antes que unas "costillitas de puerco frito" o unos “churrascos” Ya no me gustan, prefiero comer sin cargos de conciencia.

El tomate, el ingrediente principal tiene grandes propiedades nutritivas que no se destruyen con el calor, se mantienen ricos en vitamina C y en minerales. Cocinados son, incluso, una fuente mayor de licopeno que crudos y se caracteriza por una gran capacidad antioxidante.

Cada vez son más numerosas las investigaciones que demuestran la importancia del licopeno para la salud gracias a su propiedad antioxidante: ayuda a combatir los antirradicales que causan daño celular y a prevenir enfermedades cardiovasculares, algunos tipos de cáncer (próstata) y, en general, el envejecimiento del organismo. Diversos estudios señalan que refuerza el sistema inmunológico.

Ingredientes:
- 8 a 10 tomates
- 1 bolsita de pastas pequeñas
- Albahaca o pesto
- Orégano
- Vino blanco
- Crema o queso crema
- Queso parmesano para servir
- Pizca de azúcar

Procedimiento:
- Pasar por agua los tomates, pelarlos y cortarlos en cubos. Freírlos y sazonarlos con sal y pimienta.
- Licuarlos brevemente evitando que queden totalmente desbaratados.
- Cocer la pasta al dente.
- Poner en una olla a calentar la pasta de tomates y agregarle agua hasta que tenga la consistencia de una crema o sopa. Agregarle la crema o el queso crema, un poco de vino. Removerlo para desbaratar el queso y dejarlo hervir.
- Agregarle a la sopa la albahaca o el pesto y rectificar la sazón.
- Colocar la sopa en un recipiente o plato para servir. Agregarle una porción de pastas y un poco de orégano.
- Servir con pan a la mantequilla de ajo y una porción de queso parmesano

NOTA IMPORTANTE: Cuando la vayas a preparar invítanos para degustarla… ¿llevamos vino?

Protected by Copyscape DMCA Takedown Notice Search Tool