Animales e Insectos Psicoactivos.

El ritual de curación del kambô, una experiencia increíble.

Líquido sagrado, que se utiliza en forma de ritual, es capaz de propiciar las experiencias más extraordinarias que alguien pueda imaginar en su vida.

Muchos rituales mágicos y curativos practicados por los habitantes de la Amazonía emplean animales y plantas que, por culpa de la creciente deforestación de la selva, quizá nunca lleguemos a conocer. Entre éstos, están los sorprendentes efectos del veneno de una simple rana y sus variadas aplicaciones terapéuticas.

En las entrañas del Amazonas, en Brasil, se custodia un legado dotado de vital importancia para la Humanidad; incontables remedios naturales, obtenidos de plantas y animales que son empleados con los más variados propósitos. Curanderos de muchas tribus los utilizan para sanar el cuerpo, equilibrar la mente y realizar increíbles proezas espirituales.  Sin duda, se trata de una auténtico laboratorio farmacéutico de la Naturaleza que existe en el planeta.

En uno de los más remotos rincones del orbe existe una tribu, un grupo de seres conectados profunda y sinceramente con la naturaleza y la espiritualidad, y cuya vida se mueve alrededor de la práctica del Santo Daime, de una bebida conocida como Céu do Mapiá (Cielo de Mapiá).

Quien ha experimentado sus efectos sabe que esta bebida sagrada, que se utiliza de forma ritual y a través de intensas ceremonias que empiezan al atardecer y acababan al amanecer del día siguiente, es capaz de propiciar las experiencias más extraordinarias que alguien pueda imaginar en su vida.

Clara Shinobuiura, de ascendencia japonesa y gran amiga de los seres mágicos de la naturaleza y la floresta, junto con otras seis personas, narra como fue que vivieron una de las más espectaculares experiencias que persona alguna imaginara vivir; “el ritual de sanación del kambô”.

Este ritual consiste en la introducción del veneno de una rana amazónica, phyllomedusa bicolor, a través de quemaduras realizadas en la piel. Para llevarlo a cabo, entregada al rito ancestral, Clara raspó con una pequeña navaja lo que antes había sido el líquido extraído de la piel de la rana, llamada kampo o kambô, convertido ahora en sustancia sólida, preparada sobre una tablilla de madera.

Con un bastoncito quema en siete ocasiones el brazo izquierdo del ‘paciente’, a la altura del hombro, provocándole un intenso dolor pero que éste soporta imperturbable. Se dice que en ocasiones durante la etapa de sanación el aspecto físico del paciente sufre cambios, que el rostro de la persona que recibe el veneno del kambô sobre su cuerpo llega a parecerse al de una rana o que en ocasiones se pone de color verde.

Uno de los compañeros de Clara, que se dejó inocular la sangre con este veneno, asegura que es un mal trago que hay que pasar si realmente se quieren comprobar a conciencia los síntomas o el resultado. Como el veneno actuaba a una velocidad sorprendente, sentía como si le hubieran inyectado ácido en las venas, sentía en las siete punzadas un dolor acerado, como el de siete agujas metiéndosele hasta lo más profundo de su organismo. Después ocurrió algo verdaderamente extraño, sintió un calor como jamás antes; no era un calor que viniera de fuera, esta vez provenía de su interior. Era infinitamente superior al que se siente cuando alguien tiene cuarenta grados de fiebre y se le desarrollaba en segundos.

Pero entonces ocurrió algo insólito, un perro se echa sobre el ‘paciente’ mientras Clara entona unos cánticos, el perro se levanta sobre sus patas traseras y abraza al paciente por el cuello con las patas delanteras, como lo haría una persona. Clara dice que cuando alguien es curado con el kambô, su aura se torna intensamente verde y eso atrae a los animales. Y vean aquí las propiedades curativas del kambô, se ha comprobado su eficacia en el tratamiento de la depresión y de todo tipo de problemas como nerviosismo, ansiedad, fobias, estrés, y desequilibrio mental. Tiene gran capacidad de activar el sistema inmunológico y para actuar contra toda clase de trastornos musculares o articulares: artritis, reúma, ciática o tendinitis.

También combate los dolores de cabeza, el asma, bronquitis, rinitis, sinusitis, enfermedades del sistema circulatorio, acné, hepatitis, epilepsia o malaria, así como en irregularidades de la menstruación. Su actuación resulta muy efectiva sobre la mayoría de los órganos del cuerpo; pulmón, genitales, bazo, páncreas, vejiga, estómago, intestino, corazón, hígado, garganta y tiroides.

Todo esto suena esplendoroso, el problema es que para utilizar el kambô se tendría que viajar hasta la Amazonía, y además, enfrentar el reto de encontrarlos, ya que los que chamanes se esconden en la inmensidad de la selva porque no quieren ser encontrados por los enviados de las empresas farmacéuticas.

Así, este ritual de curación, su bebida sagrada y el por qué causa tan extraordinarias sensaciones,  seguirá siendo uno de los Enigmas y Misterios que la Humanidad, se pierde por su misma voracidad.

Pez sarpa salpa 
Una especie de berma que produce alucinaciones al ser ingerida fue encontrada en las costas inglesas del Canal de la Mancha. El pez, que normalmente habita las aguas cálidas que van desde el Mediterráneo hasta Sudáfrica, fue hallado por el pescador Andy Giles, 10 km al sur de Polperro, Cornwall.

Giles, de 38 años, comentó al diario británico The Telegraph, después de enterarse de las propiedades alucinógenas del pez, que de haber sabido antes se lo hubiera vendido a algún clubber.

El pez encontrado es un sarpa salpa, miembro de una extraña y nueva familia de "peces de los sueños" (dreamfish). Es la tercera vez que se registra su aparición en costas británicas. Tienen un uso relativamente común en la cocina mediterránea.

El sarpa salpa y otras especies que se alimentan de algas, en este caso un alga invasora, la caulerpa taxifolia, llegan a ser alucinógenos cuando se ingiere alguna parte de su cuerpo, generalmente su cabeza. El truco, evidentemente, para usarse en la cocina es saber que parte es la intoxicante (algo similar sucede con los hongos (parcialmente venenosos) del género de las amanitas, uno de los cuales, la muscaria, se relaciona con el soma de los Vedas y algunos otros suelen ser utilizados en alta cocina gourmet).

La intoxicación alucinógena por la ingestión de pescado es conocida como Ichthyoallyeinotoxismo. Se cree que una indol (compuesto orgánico heterocíclico) con efectos químicos similares al L.S.D. es el responsable de las alucinaciones y podría ser ingerida por los peces cuando se alimentan de algas o plankton que contienen el compuesto.

Hace tres años se reportó el caso de dos hombres que padecieron una serie de alucinaciones visuales y auditivas luego de que comieran en un restaurant de mariscos en el sur de Francia. Uno de los hombres tuvo que ser hospitalizado. El caso fue tomado por el Instituto de Vigilancia Tóxica de Marsella, el cual encontró que el pescado que ingirieron fue un sarpa salpa.

Las alucinaciones pueden durar días y no hay antídoto conocido.

Según un texto de L. de Haro and P. Pommier ( Hallucinatory fish poisoning (ichthyoallyeinotoxism) 2006) el sarpa salpa era consumido como una droga recreativa en épocas del Imperio Romano.

Algunos creen que otro pez, el Kyphosus fuscus, contiene una molécula alucinógena más potente, dimethyltryptamine, la sustancia activa de la ayahuasca también fumada directamente (D.M.T), en lo que expertos psiconautas llaman el viaje más poderoso que existe en el planeta. El fotógrafo de National Geographic, Joe Roberts, ingirió en 1960 el Kyphosus fuscus,(similar al famoso silver drummer), conocido como "el pez de los sueños" por los nativos de la isla Northfolk. Roberts se encontraba tomando fotos en la isla y quiso confirmar el "mito" que circulaba entre los nativos de que el pez producía poderosas visiones. Lo cual comprobó.

Bufo Alvarius o sapo de Sonora (también sapo del Río Colorado)

El sapo del río Colorado o alvarius Bufo, también conocido como el sapo del Desierto de Sonora, es un sapo psicoactivas encontradas en el Estados Unidos del suroeste y México septentrional. La piel y el veneno de alvarius Bufo contienen 5-MeO-DMT y Bufotenina.

Esta especie cruzó la puerta dimensional de la cultura pop en un episodio de los Simpson en el que Homero es enviado como misionero a una isla del Pacífico Sur, donde se vuelve inocentemente adicto a lamer sapos, los cuales lo propulsan a una megalomanía kaleidoscópica de fractales y paisajes propios de su peculiar inconsciente.
Contrariamente al episodio de los Simpson, el sapo psicoactivo no debe de ser lamido, ya que tiene un veneno que contiene bufotenin; la mejor forma de extraer el 5-MeO-DMT es ordeñando las glándulas venenosas detrás de los ojos y las piernas. Cuando el veneno se ha secado por el sol, se barre y se fuma en una pipa. El 5-MeO-DMT es la triptamina más potente conocida, apodada la "molécula de dios" para diferenciarla del N.N. DMT, "la molécula del espíritu"; la dimetiltriptamina es secretada en la glándula pineal de los mamíferos y producida de forma natural en miles de plantas.

La psicoactividad del 5-MeO-DMT está claramente establecida y más información que está saliendo a la luz sugiere que la bufotenina es igualmente psicoactiva (tanto fumada como ingerida) aunque algo menos potente. Mientras que la piel seca de los sapos es vendida por algunos traficantes, es un método innecesario y poco beneficioso ya que el veneno del sapo se puede recolectar sin hacer daño al animal.

A este sapo tambien se lo llama en Estados Unidos "Doing Kermit" (por la Rana Rene de los Muppet Babies), "Lillypadding" o "Frenching the Prince". Algunos creen que el cuento de hadas donde el sapo se convierte en príncipe es una metáfora del estado que produce lamer un sapo psicodélico o simplemente la alucinación que le produce a la mujer que lame un sapo Bufo Alvarius, que cree que éste se convierte en su príncipe azul.

Bicho de Tacuara

Es una larva que se alimenta del bambú, que además de delicioso parece tener propiedades psicoactivas, pero que, lamentablemente, su uso parece haber sido olvidado. El bicho de tacuara es descrito en la literatura por el explorador Augustin de Saint Hilaire, en 1824 dijo:
“Cuando estaba entre los Malalis, en la provincia de Minas (Gerais), se hablaba mucho de una larva que consideraban como un alimento delicioso, el cual es llamado “bicho de tacuara” (tacuara es bambú) porque se encuentra en los tallos de los bambúes, pero solo cuando tienen flores. Algunos portugueses que han vivido con los indios valoran estos bichos no menos que los mismos nativos; los derriten en el fuego para que tomen una masa aceitosa y así los preservan para usarlos en su comida. Los Malalis consideran la cabeza del bicho de tacuara como un veneno poderoso; pero todos están de acuerdo, en que esta creatura, seca y reducida a polvo, constituye un poderoso remedio (para curar las heridas). Si uno le debe de creer a los indígenas y a los portugueses, no es sólo para este uso que se conservan los bichos de tacuara. Cuando las emociones los vuelven insomnes se tragan uno de estso bichos secos, sin la cabeza, solo el tubo intestinal, y caen en una especie de sueño extático, el cual muchas veces dura más de un día, similar al de los orientales cuando toman opio en exceso. Dicen al despertar de sus sueños que vieron bosques espléndidos, comieron deliciosas frutas y cazaron sin esfuerzo las más preciadas presas; pero estos Malalis añaden que solo indulgen rara vez en este placer debilitante".
Saint-Hilaire, Augustin F.C.P. de (1824) Histoire du Plantes les plus remarquables du Bresil et du Paraguay.

Al parecer el uso de esta larva que mide hasta diez centímetros y se convierte en la mariposa Myelobia (Morpheis) smerintha, ha sido perdido, lo que se podría explicar por el hecho de que la cultura Malalis prácticamente ha desaparecido. Según la descripción hecha por Saint-Hilaire, la sustancia activa de este bicho podría estar en sus glándulas salivales.

Evidentemente es necesario estudiar estos insectos para ver si en realidad tienen una propiedad psicoactiva. De tenerla se convertiría en el primer insecto psicodélico conocido.

En algunas culturas el veneno de animales como el oconenetl son usados como alucinógenos, existe alguna información de que una nueva moda entre jóvenes de la India consiste en ser picados por un escorpión para entrar en un estado onírico y que existen "dealers" de escorpiones.

¿Cuantas plantas o animales e insectos contendrán propiedades psicoactivas que aun ignoramos? y también, algo que me pregunto siempre, cuantos enteógenos ya extintos aun no conocemos y jamás conoceremos? En la época de los dinosaurios y antes también, hace decenas y centenas de millones de años, hubo una diversidad mucho mas grande de plantas y animales, las cuales se extinguieron masivamente hace unos 65 millones de años, cuando cayo en la tierra el cometa que termino con gran parte de toda esa diversidad, junto con los dinosaurios.. La naturaleza recién se esta empezando a recuperar...


¿Que hermosas plantas y síntesis químicas nos deparara el futuro?

Protected by Copyscape DMCA Takedown Notice Search Tool