Árbol del Neem (Azadirachta indica)


El árbol del Neem es para los chamanes de los países del Sudeste Asiático la farmacia ambulante de la aldea, por sus numerosas y conocidas propiedades.
Las propiedades terapéuticas del Árbol de Neem son numerosas y se conocen desde épocas remotas. Mucho antes de que la civilización occidental descubriera las cualidades analgésicas del árbol del sauce, del que proviene la aspirina, los fitoterapeutas de la India antigua ya habían documentado, en las escrituras sánscritas más tempranas, las aplicaciones del Árbol de Neem.

La literatura ayurvédica está repleta de referencias a la eficacia del Árbol de Neem en el tratamiento de incontables dolencias. El "Report of indigenous drugs" de Madras y la Materia Médica Ayurvédica y Unani atribuye al Árbol de Neem propiedades para curar, entre otras patologías, la lepra, la malaria, diabetes, úlcera, hiperglucemia, eczemas y otras enfermedades de la piel.
En el "Yoga de hierbas", Vasant y David Frawley afirman, "el Árbol de Neem es uno de los purificadores de la sangre y de los desintoxicadores de mayor alcance en medicina ayurvédica. Reduce la fiebre y elimina las toxinas implicadas en la mayoría de las enfermedades inflamatorias de la piel". Más adelante, describen las propiedades del Árbol de Neem como antipirético, antiparásitos, antiséptico, y tónico amargo (regula el organismo)
Por su parte, Michael Tierra, en su obra herbaria agrega las características de astringente y antiinflamatorio a la descripción anterior. Y señala: "El extracto de las hojas y de la corteza tiene poder bactericida de gran alcance y actividad antiviral. También se toma internamente para eliminar parásitos intestinales".
En un artículo del Corriere / Scienza se afirma que es casi un misterio las dotes potenciales bactericidas y antivirales de algunos extractos de hojas y de la semilla del Árbol de Neem; desde hace poco se ha comenzado a indagar también sobre la peculiaridad de componentes derivados de sus frutos: algunas de las características específicas antiinflamatorias similares a la aspirina y a otras capaces de proteger contra la úlcera y los eczemas, se perfila una evidencia directa: que el aceite del Árbol de Neem, obtenido de la extracción mediante prensado de la semilla, es un fuerte espermicida natural. En particular el extracto de Neem tiene un increíble poder bactericida y fungicida.
El árbol del Neem es para los chamanes de los países de Sudeste Asiático "la farmacia ambulante de la aldea".
Para uso interno, el extracto de árbol del Neem está indicado contra la úlcera gastroduodenal, hiperglucemia, parásitos intestinales, flemones y puede resultar de gran ayuda para disolver las tumoraciones. Para uso externo, el extracto de árbol del Neem se aplica sobre el cuerpo para todas las infecciones pruriginosas, hongos, eczemas, psoriasis, urticaria, etc.
La corteza del árbol del Neem es fresca, amarga, astringente, acre y refrigerante. Es útil para las enfermedades buco dentales, la tos, fiebre, pérdida de apetito, fatiga y parásitos intestinales. Cura las heridas y también se utiliza para provocar el vómito, en enfermedades de la piel y para la sed excesiva.
Las hojas, según el Ayurveda, ayudan en el tratamiento de los desórdenes del "vatik" (dolores neuromusculares) También están indicadas para eliminar toxinas, purificar la sangre y prevenir el daño causado por los radicales libres en el cuerpo, neutralizándolos. Se usan además para tratar la mordedura de serpientes y las picaduras de insectos.

Las frutas son amargas, purgantes, antihemorroidales. Las flores se utilizan para regular el calor del cuerpo. Son astringentes y expectorantes.
El Neem se distingue por su concentración en polisacáridos. Refuerza el sistema inmunológico. Reforzando la contestación inmunológica, la mayor parte de las veces se pueden eliminar patógenos antes de que causen enfermedad o el sentimiento asociado de la enfermedad.
El árbol del Neem, la farmacia del pueblo La eficacia del uso terapéutico del Neem está cada día más contrastada. En una clínica de Kenia, donde el Neem forma parte de su farmacopea más habitual, se han logrado resultados sorprendentes. En ese país africano hay muy pocos hospitales y el acceso a las medicinas occidentales está muy limitado. Sin embargo existen buenos médicos y facultativos que utilizan todos los medios a su alcance para ayudar a la gente en su lucha contra las graves enfermedades que padecen.
Kenia y el resto de los países africanos tienen una larga tradición en el uso de plantas medicinales autóctonas. Allí, el árbol del Neem fue introducido hace más de cien años por los inmigrantes procedentes de la India.
En la clínica de Wamirithu, tras una experiencia de poco más de un año utilizando el Neem con fines terapéuticos, el director dijo haber logrado resultados sorprendentes.

Las úlceras se curaron en un 80%. A los pacientes se les suministró 5 gramos de extracto de hojas del Neem tres veces al día hervidos durante 20 minutos en 3 litros de agua.
Los casos de gota se resolvieron satisfactoriamente en el plazo de una semana suministrando a los pacientes la misma infusión tres veces diarias.
Los diabéticos mejoraron y en algunos casos se curaron bebiendo la misma infusión pero con 10 gramos de extracto cada vez.
Los enfermos de pulmonía se curaron en el plazo de tres semanas con infusiones de 2 gramos cada toma.
Las bronquitis desaparecieron en tres días con infusiones de 2 gramos.
Los enfermos de malaria se curaron totalmente antes de una semana, incluyendo los casos más persistentes, con infusiones de 30 gramos.
El Neem es un árbol que se ha venido utilizando desde tiempos inmemoriales. Existen escrituras sánscritas del Ayurveda que ya hablan de esta planta medicinal, que tiene excelentes propiedades purificadoras y antisépticas.

De todas las plantas medicinales, el Neem es una de las que más mística encierra, pero su fama no se limita sólo a eso, los beneficios del Neem para la salud son muy efectivos y es utilizada desde épocas milenarias para mejorar la salud y la sanación de enfermedades.
Entre las múltiples propiedades medicinales del Neem se destaca su efecto antiséptico, siendo así un desinfectante y antibacteriano natural de los más poderosos que la naturaleza nos ofrece. Sirve para combatir parásitos y para todo tipo de enfermedades y trastornos de la piel.
Otras virtudes del Neem para la salud sobresalientes son útiles para desintoxicar y purificar el organismo, limpia la sangre mejorando en gran medida al aparato circulatorio y en consecuencia a todo el cuerpo ya que se logra que la sangre llegue en mejor estado a los órganos.
El Neem puede ser tomado en infusiones o preparados como remedio casero, en aplicaciones externas es muy bueno para la piel. Otro de los efectos que tiene el Neem es la de ser un buen antipirético, esto significa que ayuda a bajar la fiebre. Se hacen infusiones con la corteza del Neem para tratar enfermedades bucodentales, para la tos, parásitos intestinales, pérdida de apetito, fiebre, etc.
Este árbol es originario de África donde se utiliza con fines terapéuticos por ejemplo para tratar úlceras, eczemas, la gota, para la diabetes, bronquitis y malaria entre otras enfermedades. Se afirma que el Neem tiene características antiinflamatorias similares a la aspirina, sus poderosos efectos hacen que el aceite que se extrae del árbol de Neem, mediante el prensado de las semillas, es un potente espermicida natural.