Algunos trucos para adelgazar cambiando hábitos pero sin dieta

Para quienes consideran que deben comer hasta saciarse no importando que ingieren pero les preocupa su peso, hemos encontrado este interesante artículo, algunas partes llevan edición (*)
1. Desayunar siempre
El desayuno como es sabido es una de las comidas más importantes del día, ya que es la primera dosis de energía que recibe el organismo al empezar el día, pero además si se obvia, a media mañana o al medio día el hambre será voraz y se arrasará con lo primero que se encuentre. Por ello, un desayuno que contenga lácteos, frutas y cereales es ideal para llegar al almuerzo con el apetito justo y así se evitan los excesos.
2. Sentarse a comer a la mesa
De este modo uno comerá tranquilamente y sentirá placer al hacerlo. Si se come de pie y de prisa las ganas de comer puede que no se vayan.
3. Tomarse tiempo para comer
Dedicar tiempo a disfrutar de la comida, a masticar bien cada bocado, es uno de los recursos más eficaces para adelgazar, ya que cuando se come muy ligero la sensación de hambre no desaparece y muchas veces lleva a que la persona se exceda en la comida.
4. Comer sólo en un lugar de la casa
Tal vez en la mesa de la cocina o del comedor, pero no acostumbre a hacerlo en el sofá o en la cama y dejando alimentos cerca de estos lugares lo que facilitará no tener que moverse para buscar comida.
5. Servir en el plato más verduras
Llenar el plato con más cantidad de verduras acompañando la comida, de este modo se va a llenar con menos aporte calórico, ya que al contener fibra y agua, estas sacian el apetito sin agregar tantas calorías.
6. Llevar a la mesa el plato servido
Evitar dejar la fuente en la mesa de modo que uno pueda tentarse a volver a servirse.
7. Tomar un caldo de verduras antes de la comida
Así con este complemento alimenticio de bajo aporte calórico, al llegar al plato principal el estómago ya estará algo ocupado y no sentirá el deseo de comer tanto.
8. Remplazar las bebidas azucaradas
En lugar de gaseosas o jugos azucarados optar por agua o por refrescos light, aunque no se esté haciendo dieta con sólo remplazar el azúcar de estas se están eliminando muchísimas calorías diarias.
9. Acompañar las pastas con vegetales
Al momento de preparar pasta hay infinidad de maneras de hacerlo que pueden disminuir el contenido calórico de estas, por ejemplo, acompañarlas con verduras saltadas de modo que el contenido graso sea menor.
10. Optar por los granos integrales
Los granos enteros tienen un contenido mayor de fibra por los que con un menor aporte calórico sacian más el apetito.
11. Evitar el sedentarismo
Intentar caminar lo más posible y para ello optar por las escaleras en lugar de los ascensores y por caminar para hacer mandados a lugares cercanos sin recurrir al automóvil o al colectivo. Por supuesto que lo ideal es realizar actividad física regular, al menos 30 minutos diarios de caminatas rápidas, pero para comenzar se puede hacer con las sugerencias realizadas primero y progresivamente ir aumentando la frecuencia y tiempo de ejercicio.
12. Leer las etiquetas antes de comprar algún alimento envasado
De esta manera podrá escoger productos que tengan menor contenido calórico y graso como mayonesas light, dulces light, etc., que a la larga harán que el consumo de calorías sea mucho menor.
13. Optar por las carnes magras (*preferible no comer jamás ningún tipo de carne)
Las carnes (*supuestamente pero se pueden reemplazar) deben formar parte de la alimentación porque son una fuente fundamental de proteínas, pero se puede escoger cortes que no sean tan grasos y en el caso del pollo comerlo sin piel, disminuirá bastante el contenido calórico. (*Insistimos en no comer cadáveres; no es necesaria la carne para el cuerpo humano)
14. Reducir la ingesta de alcohol
El alcohol es una de las cosas que tiene más calorías, incluso que los dulces, por ello una buena alternativa puede ser tomar una copa de vino, un vaso de cerveza, un cóctel, etc., y a continuación elegir agua mineral o una gaseosa sin azúcar, de modo que la sed se sacie con esta última y no con el alcohol.
15. Tomar té verde
Hay estudios que demuestran que el té verde gracias a la acción de los fotoquímicos ayuda a quemar calorías.
16. Limitar la cantidad de veces que se come fuera de casa
La comida de los restaurantes no sabemos exactamente cómo está preparada y cual es su aporte calórico, además, si se está intentando perder peso pero se sale a comer no está bien limitarse mucho en el tipo de menú que se escoge. Por ello, la mejor alternativa es limitar las salidas a comer a una vez a la semana y ahí darse los gustos.
17. Sazonar con hierbas en vez de aceites
Hay muchísimas hierbas aromáticas que dan muy buen sabor a las comidas y obviamente tienen poco aporte calórico que pueden remplazar al aceite u otros aderezos con mayor contenido graso.
18. Remplazar el aceite de las ensaladas
Sustituir el uso de aceite por el de un preparado de yogurt natural, con sal, mostaza, pimienta y mayonesa light.
19. Remplazar el aceite por spray vegetal
Tiene menor contenido en calorías. (*una opción para fabricar rocío vegetal en casa utilizando el aceite de siempre: colocas aceite en una botella resistente y con rociador y listo, cuanto más fino sea el rociado, la bruma, menos aceite consumirás.)
20. Consumir lácteos descremados
No sólo a la hora del desayuno o la merienda sino también para cocinar y realizar diversas preparaciones como ser cremas, salsa blanca, se puede optar por leche y quesos descremados, de modo de ir disminuyendo calorías progresivamente sin que cambie mucho el sabor de los alimentos que se consumen.
(*Edición nuestra)