Acupuntura abdominal


La acupuntura abdominal es una nueva forma de acupuntura creada por el Dr. Zhiyun Bo. Esta rama de la acupuntura se centra sobre el abdomen, y según su teoría la energía chi tiene una estrecha relación con la zona del ombligo, que a la vez es el centro de la circulación de la sangre.
En el abdomen también se encuentra un complejo sistema de regulación y control de todo el cuerpo que se desarrolla durante el periodo embrionario. Este sistema de regulación y control del cuerpo es la base fundamental para la acupuntura abdominal.
Según la medicina tradicional China, los seres humanos se dividen en tres zonas energéticas. La zona inferior y la media están ubicadas en el abdomen y allí están representados todos los órganos internos a excepción del corazón y los pulmones. Sin embargo el corazón y los pulmones se relacionan directa o indirectamente con los demás órganos por lo que en el abdomen estarían todos los órganos representados.
Las agujas de la acupuntura abdominal son insertadas en el abdomen pero a una profundidad menor a otras prácticas de la acupuntura, aquí no se clavan más de 0,5 a 1,5 centímetros y se utilizan agujas muy finas. También se aplica pequeñas descargas eléctricas a través de las agujas para lograr mejores resultados y se usan los dedos o las manos para estimular los puntos energéticos del abdomen.
Con este nuevo método de acupuntura se logran diversos efectos sobre la salud que sirven entre otros para promover la circulación sanguínea, mejorar el bazo y los riñones y para mejorar el reumatismo aliviando el dolor, mejorar las articulaciones y bajar la hinchazón.
El examen de abdomen es necesario antes de someterse a la acupuntura abdominal, está contraindicada en casos de trastornos abdominales agudos, dilatación venosa de ombligo, tumores celiacos y en mujeres embarazadas.

Esta nueva variante de la acupuntura, resultado de la investigación desde hace más de 20 años por el Dr. Zhiyun Bo y su equipo, basada en la estimulación mediante agujas en zonas determinadas del abdomen con la finalidad de tratar diversas patologías.
Este tipo de acupuntura considera el sistema más primitivo y básico de todo ser humano, desde el proceso de transformación del Qi inexistente hacia la formación del embrión depende de este sistema y por este motivo, podemos decir que este sistema controla o puede controlar todos los niveles del organismo.
Sus indicaciones en líneas generales serían las patologías crónicas, con origen en un desarreglo interno, así como las enfermedades difíciles (AVC, demencia senil, patologías cardiovasculares, HTA, histeria, sordera trombótica, periartritis escápulo-humeral, ciática, artritis, lumbalgia, síndrome Bi...), aunque su utilización más simple y conocida es para las patologías relacionadas con la esfera traumatológica.
Contraindicaciones: patologías a nivel abdominal, serían contraindicaciones la peritonitis aguda, hepatoesplenomegalia, metástasis de tumores a nivel abdominal o durante la gestación. Precaución en pacientes muy debilitados por enfermedades crónicas.
En este tipo de acupuntura a diferencia de la acupuntura convencional, las inserciones se realizan superficiales porque el sistema de meridianos por el que actuamos está situado a nivel superficial (nivel cielo), sólo usaremos el nivel tierra (inserción profunda) para aquellos casos en los que la patología es de mayor gravedad, muy crónica y estén afectados los órganos internos o que el factor patógeno se encuentre ya en el sistema interno.
Una característica peculiar de esta acupuntura es que debemos actuar con la máxima precisión posible, incluso milimétrica para que la respuesta esperada sea óptima. Para ello es apropiado el uso de una regla calibrada para poder realizar las distribuciones de los puntos de la forma más precisa posible.