El Mango: Propiedades Curativas

El mango además de su agradable sabor, es una fruta que posee una gran cantidad de vitaminas, minerales y fibra, que la convierten en una aliada fundamental para la prevención y curación de diversas dolencias.

Se destaca por su bajo aporte, tanto calórico como graso, tienen apenas 56 calorías por cada 100 gramos, y posee un importante contenido de vitamina E y provitamina A, potasio y antioxidantes.

Gracias a su riqueza en ácidos málico, palmítico, p-cumárico y mirístico, vitamina C y especialmente por su alto contenido en vitamina A, el mango constituye una buena fruta antioxidante capaz, de neutralizar los radicales libres y dotar al organismo de un poder defensivo contra al degradación de las células. En este sentido, ejerce una función anticancerígena muy efectiva, otorgada tanto por estas vitaminas como por su riqueza en flavonoides, entre los que destaca la quercetina y el canferol.

Vitaminas que contiene:

Vitamina A y betacaroteno (que en el organismo se transforman en vitamina A). Esencial para una correcta visión el buen estado de la piel y mucosas, y para prevenir infecciones respiratorias. El consumo de esta fruta se constituye en una estrategia nutricional muy útil para la prevención de la ceguera causada por el déficit de esta vitamina en niños de los países en vías de desarrollo.

Vitaminas del grupo B (Tiamina o B1, riboflavina o B2 y piridoxina o B6). Estas vitaminas son necesarias para el buen funcionamiento del sistema nervioso, la salud de la piel y el cabello, así como para la síntesis de aminoácidos y el metabolismo de las grasa entre otros. De esta manera, comer mango ayuda, en cierto modo, a prevenir a la caída del cabello, aliviar o prevenir ciertos problemas de la piel, la debilidad muscular y los trastornos de origen nervioso.

Vitamina C. Interviene en la formación de los glóbulos rojos, el colágeno, los huesos y dientes y, además, favorece la absorción del hierro presente en los alimentos, y refuerza el sistema de defensa del organismo frente a infecciones y alergias. También ayuda da reducir los niveles de colesterol y retrasa el proceso de envejecimiento de las células.

Vitamina E. Un mango de 200 g aporta más del 20% de la cantidad diaria recomendada para un adulto. Es ideal para las enfermedades cardiovasculares, el cáncer, mejorar la circulación sanguínea y reducir los niveles de colesterol malo.

Minerales que contiene:

Potasio. Es un mineral necesario para mantener en forma el sistema cardiovascular, dado que favorece los movimientos del corazón y, a su vez, favorece la función renal.

Selenio. Conocido por su capacidad antioxidante. En relación a las frutas, el mango es el que mayor contenido posee de este mineral.

Hierro. Gracias a este mineral el organismo produce hemoglobina (molécula encargada de trasportar el oxígeno por la sangre). Por esta razón, aunque el hierro esté presente en pequeñas cantidad en los mangos, puede resultar interesante para prevenir la anemia, algo relativamente frecuente en las mujeres embarazadas o en edad fértil.

También contiene pequeñas cantidades de otros minerales como magnesio (importante para la actividad muscular y con cierto efecto laxante), yodo (necesario para el buen funcionamiento de la tiroides), calcio (para mantener los hueso sólidos) y cinc (esencial para la salud del pelo, la vista, así como para la función reproductora).

Por último, otro de los notables componentes del mango es la fibra que, unto con su riqueza en fructosa y alfa-felandreno, le otorgan propiedades laxantes ideales para evitar el estreñimiento.


Protected by Copyscape DMCA Takedown Notice Search Tool