Tratamientos con Radiónica

La Radiónica es un método holístico de terapia que comprende al Hombre como un todo energético, con su vibración particular, al igual que todas las formas de vida poseen su propia vibración o esquema de energía. El diagnóstico de cualquier enfermedad se basa en la investigación de las causas que distorsionan el campo electromagnético del paciente, por lo que el tratamiento consiste en aplicar la frecuencia o vibración apropiada que corrija el desfasaje en el esquema de energía del individuo, ayudándole a restaurar su salud. Todo esto se realiza mediante un instrumento radiónico, con el cual el practicante sintoniza mediante el péndulo, un testigo y el aparato radiónico, las longitudes de onda de la enfermedad y del o los remedios consiguientes. Como la Radiónica es una terapia energética, actúa aún a distancia.

La RADIONICA es la versión actual y moderna de la antigua disciplina de la RADIESTESIA de la cual mantiene únicamente la base de su funcionamiento o sea la capacidad para reaccionar frente a las radiaciones emitidas por toda clase de materia.

Para tal fin ella constituye la forma instrumental de este arte, siendo los equipos y máquinas radiónicas grandes y potentes amplificadores pero siguiendo todos un mismo principio y orden, permitiendo identificar y localizar dichas radiaciones con mayor facilidad, y donde también la mente del operador debe encontrarse armonizada con el equipo, para de esa forma poder detectar o sintonizar las emanaciones provenientes de cualquier clase de materia.

Nuestros equipos toman en forma automática los rates, frecuencias y vibraciones de los testigos aportados, datos o conexión directa con el consultante, tomando como enfermedad, patologías o desordenes el bloqueo o corte de circulación de energía y la densidad del aura, trabajando luego en restablecer la misma por medio de órdenes a distancia o fabricando los materiales necesarios para la solución buscada.

El objetivo de la RADIONICA es la eliminación de las causas originales de los estados patológicos que aquejan al paciente, y el restablecimiento del orden general, mediante el envío al organismo de formas sutiles de energía que inhiben o estimulan determinadas funciones; armonizando todos los esquemas de energía complejos que funcionan en cada organismo, produciendo su recuperación al eliminar bloqueos en chakras y puntos de energía, y abriendo los canales bioenergéticos por los cuales fluirá nuevamente la energía vital, logrando así la armonía psicofísica y por consiguiente restableciendo la salud FÍSICA, PSICOLÓGICA, EMOCIONAL Y ESPIRITUAL.

Si queremos entender los sustentos de la Radiónica, debemos aceptar que todo es energía; y que existen campos de fuerza que rodean toda la materia, pájaro, árbol, bacteria, mineral o humano; cada cual con su esquema de energía de campo de fuerza. Esta energía no es estática, sino pulsante, vibratoria, ondulante, con un ritmo propio para cada ser. La intrusión de esquemas de energía ajenos (virus, sustancias nocivas e inclusive emociones y pensamientos negativos) puede desequilibrar esta energía y obstruir la armónica interconexión de los esquemas electrodinámicos que conforman el cuerpo humano, lo que lleva a la enfermedad. Estos factores son expresables en valores numéricos y se conocen como "índices", por ello los indicadores graduados de los instrumentos radiónicos, en los que se miden las funciones o índices para la diagnosis y el tratamiento.

El destacado medico neurólogo Dr. Abrams descubrió que el tejido enfermo tenía una radiación particular y que podía ser transmitida por un cable afectando a un cuerpo joven y sano. Supuso entonces, que de algún modo estas emanaciones electrónicas e ideo un instrumento con diales para medirlas por medio de resistencias, en ohmios. Este fue un revolucionario método, pero su aporte mayor fue el de descartar la teoría celular de la enfermedad y reemplazarla por la teoría de los electrones, tomados como la división ultima de la materia, y por lo tanto base de las energías radiantes. Descubrió además que era posible tratar a pacientes ubicados a gran distancia del aparato y podía analizar la condición del sujeto a partir de una gota de sangre, sin alterar la precisión del análisis ni la eficacia del tratamiento. Muchos fueron los seguidores de Abrams, que construyeron instrumentos radiónicos, por ejemplo el Dr. Richards, quien midió los elementos en ohmios. Muchos años después el Dr. Burr descubrió que todas las formas vivas están controladas por campos electrodinámicos.

Otra gran pionera fue Ruth Drown, quien no solo mejoro los instrumentos originales sino que aporto a una nueva comprensión del funcionamiento complejo de la naturaleza. Según ella, la fuerza vital del paciente era la que realizaba la curación, por lo que el trabajo del practicante consistía en canalizar y dirigir esa fuerza a las partes del cuerpo que la necesitaban. Ideo también una compleja hoja de análisis, evaluando la función de todos los sistemas, especialmente las glándulas endocrinas, estableciendo un completo análisis del individuo antes de iniciar cualquier tratamiento. A ella además se debe una cámara radiónica que podía tomar fotografías al interior de los pacientes a gran distancia. Fue con uno de sus instrumentos que George de la Warr, en Inglaterra se inició en este campo. Hábil ingeniero, se dedicó de lleno a diseñar y perfeccionar muchos aparatos, añadiendo el uso de sonido, color y luz. Otro precursor fue Hyeronimus, creador de una compleja y útil maquina radiónica, pero enfrentado a la extrema hostilidad de la época, describió a su invento como un dispositivo para analizar minerales. En esa misma época se descubría que la radiónica servía también para el control de plagas y la agricultura.

A Malcom Rae, le debemos sin embargo un acercamiento profundo, una visión analítica y meticulosa de la Radiónica, una exploración detallada que llego casi hasta los límites de esta terapia. Malcom creía que la respuesta a cualquier pregunta que pudiera plantearse se hallaba inherente en el "inconsciente colectivo" y asequible al péndulo. Él decía que el pensamiento se puede cristalizar numérica o geométricamente en esquemas de energía. Sus instrumentos llegaron a ser tan refinados, que el tiempo de tratamiento en una tasa se redujo de una hora a 2,2 minutos. La calibración de sus diales admite 44 posiciones posibles en cada uno, en vez de los 11 anteriores, por lo que es posible producir un esquema geométrico más exacto. Su mente lúcida y objetiva ideo aparatos tan eficaces que hasta el día de hoy se utilizan en todo el mundo.

Aplicaciones de la Radiónica

Las aplicaciones de la Radiónica son muy diversas, entre algunas destacamos:
* Preparación de medicamentos para resolver padecimientos en personas.
* Curación de personas que no están presentes o no pueden desplazarse a un consultorio o clínica, o en otras ciudades o países.
* Curación de animales o mascotas, en medicina veterinaria. Ofrece alternativas para el tratamiento de perros y gatos, por ejemplo, pero también en aves, peces o reptiles, a quienes es difícil tratar con medicina veterinaria tradicional.
* Control de plagas en agricultura.
* Optimización de cosechas. Se pueden obtener mejores cosechas al mandar energía positiva a las plantas, o al regarlas con agua tratada con Radiónica.
* Eliminación de geopatías o enfermedades provenientes de la tierra.
La Radiónica no interfiere con ningún otro tratamiento médico, ni está contraindicada para ninguna persona o animal.

Utilizando dispositivos radiónicos es posible preparar los mismos medicamentos utilizados en Orinoterapia (también llamada Uroterapia), con la diferencia fundamental de que en lugar de que el paciente beba su propia orina, tomaría unas gotitas, glóbulo inerte o chochitos cargados con la energía de la orina, pero que nunca tienen contacto con ella. Para los pacientes que sienten asco por beber orina, ahora pueden hacer uso de esa misma técnica, pero tomando algo que nunca tocó la orina.

De forma similar, los pacientes pueden tomar remedios contraindicados para ellos, o remedios peligrosos o con reacciones secundarias severas. Tal es el caso de la Terapia Celular, que tiene reacciones secundarias llamativas, como lo pueden ser las fiebres altas. Al utilizar la terapia a través de la Radiónica, los pacientes no sufren ninguna de las molestias, pero tienen los resultados asombrosos de la Terapia Celular.
NOTA: Esta técnica no reemplaza la consulta médica, la complementa.

Solicite información sobre este maravilloso método a nuestro correo: nuevamedicina@yahoo.com

Protected by Copyscape DMCA Takedown Notice Search Tool