Semillas de girasol

Las semillas de girasol son obtenidas del girasol, planta que tiene origen en los montes tibetanos y crece de manera silvestre. La variedad más conocida de semilla es la de color grisáceo que contiene rayas blancas, pero podemos encontrar de color miel, blancas, rojas, etc.
Entre las propiedades de las semillas de girasol encontramos que tiene un gran porcentaje de ácidos grasos; tiene varios minerales muy necesarios como el fósforo, el potasio, magnesio, calcio, etc. Consumiendo regularmente semillas de girasol disminuyen los riesgos de padecimientos de infartos, de sufrir problemas circulatorios y problemas cardiovasculares debido al alto contenido de ácidos grasos que contiene.
El consumo de las semillas de girasol es muy favorable en los deportistas por el alto contenido de potasio y magnesio que posee, ayudando a mejorar su rendimiento físico. El fósforo y magnesio son muy buenos para tener un mejor rendimiento físico.
Las semillas de girasol son buenas para el cerebro y el corazón; también favorecen el sistema inmunológico. Las embarazadas que consuman semillas de girasol tendrán una buena fuente de ácido fólico, que es imprescindible para la evitar malformaciones del feto.
Otra de las propiedades que contienen las semillas de girasol es que contienen vitamina B1, la cual previene problemas en el sistema nervioso, evita el cansancio y también fortalece la memoria. Contiene vitamina E, la cual nutre y rejuvenece la piel, siendo uno de los más potentes antioxidantes. También previene la osteoporosis por el contenido de calcio, siendo muy recomendado en niños en edad de crecimiento, en mujeres embarazadas o en período de lactancia, y en personas de la tercera edad.
Escrito por Grettel Perazza