La dieta de la manzana

Práctica, corta y efectiva, esta dieta es una de las preferidas de aquellas personas que no gustan de largos periodos de restricciones o abstinencias de algunos alimentos, y que además les gusta mantener su peso, salud y sentirse con bienestar general. Además, es una buena dieta para empezar el año y para bajar esos kilitos de más que se ganan en estas temporadas.
Bien es sabido que la manzana es una de las frutas más benéficas que hay, rica en sales minerales, fibra y algunas vitaminas como la C, tiene extraordinarias propiedades nutritivas y medicinales y es de gran ayuda en dietas para bajar de peso y combatir una gran lista de afecciones de todo tipo.
La manzana contiene nutrientes fundamentales como el potasio, calcio, magnesio, sodio, silicato, etc.
Seguir esta dieta trae muchos beneficios en todo sentido como los siguientes:
• Purificación a profundidad de intestinos y sangre.
• Eliminación de exceso de toxinas y grasas no benéficas.
• Baja el colesterol y regula triglicéridos.
• Es excelente para combatir afecciones de la piel como barritos, acné, piel irritada, seca, dermatitis, seborrea, etc.
• Es excelente para tratar ansiedad y estrés, ya que la manzana tiene propiedades relajantes.
• Refuerza el sistema inmune y ayuda a combatir afecciones como alergias de todo tipo.
• Ayuda en todos los casos de problemas estomacales, combate estreñimiento y corrige problemas como diarrea, empachos, ayuda a combatir divertículos, mantiene sano el colon, etc.
• Ideal en casos de colitis, gastritis y úlceras estomacales.
Excelente reconstituyente cerebral, ideal para personas que tienen gran actividad mental.
Se recomienda para personas:
• Con sobrepeso.
• Problemas intestinales y digestivos.
• En caso de estreñimiento es excelente.
• Para personas con problemas de piel de todo tipo.
• En casos de colesterol alto o triglicéridos.
• Muy buena en caso de diabetes.
• Para combatir insomnio y ansiedad.
• Ayuda a combatir dolores de cabeza y migraña.
• Se recomienda para cuando la persona tiene alguna infección o fiebre, o es convaleciente.
Además:
Es muy útil para tratar enfermedades reumáticas.
• Se utiliza en casos de padecimientos biliares.
• Combate anemia.
• Ayuda a rejuvenecer por su gran cantidad de antioxidantes.
• Nutre y ayuda a sanar padecimientos de la  piel.
La dieta que se propone en realidad es muy práctica y dura pocos días, sin embargo, si llevas a cabo por más de una semana o la repites a menudo, acentuarás y acelerarás los resultados. Todo depende de tu estado de salud y de tu peso, la puedes seguir indefinidamente hasta que notes los resultados.
Recomendaciones antes de empezar la dieta:
• Comer las manzanas frescas, maduras y bien limpias, incluyendo su cáscara e incluso sus semillas! ¿Sabías que las semillitas de la manzana son una buena fuente de antioxidantes? Así que ellas te ayudaran a regenerar tu piel y a mantener saludables tus células.
• Evita lavar las manzanas con detergentes o jabones corrosivos, pues estos pueden quedarse en la cáscara y son irritantes para la salud. Lava las manzanas con agua corriente y con un cepillo, luego, remójalas en agua y agrega gotas especiales para desinfectar frutas y verduras. Se recomienda comprar manzanas ecológicas o sin adición de químicos o insecticidas.
• Guarda las manzanas en el refrigerador para que se mantengan en muy buen estado.
• Evita agregarles sal, limón, azúcar, etc. Lo mejor es consumirlas solas para que la dieta tenga mayor éxito y se aprovechen mejor sus propiedades.
• La manzana no debe de combinarse con ningún otro alimento, se deben respetar los tiempos de digestión para que esta pueda aprovecharse al máximo.
• Puedes sustituir la manzana por jugo de manzana, la condición es que sea 100% natural y no se debe beber con las comidas.
• Es necesario beber 2 litros de agua cada día.
Esta dieta la pueden realizar personas de todo tipo, incluso jovencitos y personas de la tercera edad. A los niños les va muy bien hacerla 2 o 3 días cada mes.
La dieta se realiza como sigue:
Durante 7 días debes realizar la siguiente dieta, procurando planear bien el día de inicio de la dieta. (Recuerda que la dieta la puedes postergar hasta que veas resultados.)
Los alimentos que debes evitar en estos días son: procesados, fritos, embutidos y lácteos de origen animal, carnes rojas y productos refinados como el pan, el azúcar, refrescos, enlatados, etc.
Los alimentos permitidos son todos los restantes, peo debes adecuarlos a como sigue:
AYUNAS: toma un te de manzana, cociendo media manzana durante 10 minutos. Bebe el agua sin endulzar, si gustas, come la fruta cocida también. No comas nada hasta que haya pasado media hora.
DESAYUNO: Come una manzana fresca con una taza de avena.
ALMUERZO: Elige lo que gustes, la condición es comer una ensalada de vegetales frescos y beber mientras comes una taza de agua tibia nada más. Si deseas beber leche, que sea de origen vegetal, como leche de soja o almendras.
Una hora después de almorzar: come una manzana cruda con cáscara.
COMIDA: Elige tu menú pero acompaña la comida con un te verde, de hierbabuena o rojo, sin endulzar. NO se vale comer fruta ni nada endulzado.
MEDIA TARDE: come una manzana cruda a mordidas.
CENA: Elige tu cena pero acompáñala con un te verde o rojo.
ANTES DE DORMIR: debes cenar 1 hora y media antes de dormirte para que la digestión no distraiga a tu cuerpo y este pueda descansar bien. Y para despedir el día, come una manzana antes de acostarte.
Recuerda hacer ejercicio y dormir a tus horas, y no te olvides de un refrán popular que canta “Si deseas mantener alejado al doctor de tu vida, come una manzana cada día”.
(Autor K.L.Garcés)