Borra arrugas y fortalece la piel con tratamientos herbales

Entre la larga lista de virtudes de las plantas está la de ayudar a la piel a mantenerse joven, fresca, elástica y radiante. Muchas veces recurrimos a remedios caros, complejos y largos y que además no satisfacen del todo nuestras demandas estéticas, y las cirugías por lo general tienen ciertos riesgos y dejan secuelas muchas veces muy notorias e irreversibles. Los laboratorios más reconocidos en la estética y cosmética recurren constantemente a la naturaleza para la elaboración de sus productos, saben que la naturaleza tiene poderes y propiedades insuperables.

Si deseas mantener un rostro firme y alejado de arrugas, sin duda las hierbas pueden hacer mucho por ti. No importa la edad que tengas ni el grado de deterioro del rostro, los tratamientos naturales funcionan en cualquier caso y son realmente efectivos, accesibles y confiables, no dejan secuelas ni son riesgosos ni peligrosos, sólo debes tener paciencia para buscar el mejor tratamiento para ti, y, si deseas un tratamiento casero, informarte bien como realizarlo para que aproveches al máximo las hierbas y encuentres la que mejor se adapte a tu piel.

Tratamientos herbales anti-arrugas

Para iniciar cualquier tratamiento herbal antiarrugas, toma en cuenta que la piel se nutre principalmente de agua, por lo que, para apoyar este tratamiento, debes coordinar los tratamientos con la toma de suficiente agua pura, dos litros de agua al día es lo mínimo recomendado. Además, considera que la piel se nutre, repara y rejuvenece con el sueño, así que debes procurar dormir al menos ocho 8 horas diarias para que el tratamiento pueda acentuarse al máximo y tu piel pueda nutrirse a profundidad, por lo que es necesario que tengas una dieta rica en nutrientes donde incluyas vegetales frescos, cebolla cruda, leches y aceites vegetales, alga espirulina, levadura de cerveza y semillas y cereales integrales los cuales son estupendos alimentos para la piel y ayudaran al proceso de borrar arrugas desde el interior.  

Hierbas anti-arrugas y como usarlas

Hiedra: tiene propiedades humectantes, alivia la congestión y acelera el intercambio de fluidos. Se puede utilizar en todo tipo de piel, incluso en tratamientos antiarrugas en el contorno de los ojos.

Aloe: el gel de aloe es una sustancia clara y mucilaginosa obtenida exclusivamente a partir del parénquima central. El gel de aloe contiene alrededor del 99,4% de agua en peso, contiene polisacáridos mucilaginosos responsables de la capacidad de retención de agua. Entre las bondades de esta planta, se encuentran su capacidad revitalizante y cicatrizante, y una potente regeneradora celular. La crema, el gel y los tratamientos antiarrugas con aloe resultan ser uno de los más eficaces para borrar arrugas y deterioro del rostro por todas las propiedades que la planta le brinda a la piel, es buen reconstituyente dérmico en casos de sequedad de la piel, previene y desvanece arugas satisfactoriamente, tomar su jugo regenera desde dentro, sino que aplicarla en la piel y cuero cabelludo brinda salud y juventud. La crema y gel de aloe puede aplicarse en cualquier lugar de la piel, sobre todo es muy eficaz en pieles secas, manos arrugadas y ostro deteriorado y cansado.

La centella asiática es conocida en Asia como “La hierba de los tigres” debido a que los cazadores seguían el rastro de estas enormes fieras observando las centellas, ya que los tigres heridos tenían la costumbre de revolcarse en los arbustos para curarse las heridas. Esta planta trepadora y muy resistente crece en zonas tropicales, se ha utilizado tradicionalmente como un excepcional complejo antiarrugas y renovador de los tejidos, aconsejada para las arrugas y las más acusadas cicatrices e imperfecciones de la piel debidas al paso del tiempo. La centella asiática controla la formación de las fibras de colágeno y elásticas. Su presencia en una crema hidratante la hace ideal para todo tipo de cutis, incluso las pieles con acné, por su gran poder cicatrizante.

Cola de caballo: una planta rica en minerales necesarios para la síntesis de colágeno y elastina. Contiene silicio, un agente que ayuda a estructurar tejidos. S puede usar en todo tipo de piel y contorno de ojos.

Ginkgo Biloba: rico en bioflavonoides, los cuales bloquean la génesis de superóxido, uno de los principales radicales libres derivados del oxígeno

Pie de león (Alchemilla vulgaris): es buena combinándose con la cola de caballo, lo cual produce un efecto astringente. Esta combinación protege las fibras elásticas nuevamente producidas, favoreciendo la reparación del tejido conectivo.

Manzanilla: con propiedades humectantes, antiinflamatorias y rejuvenecedoras,  calma la hipersensibilidad en el área tratada, lo cual mejora la tolerancia de la piel durante cualquier tratamiento, aliviando la congestión.

Romero: se utiliza tradicionalmente para preparar lociones y como reconstituyente de la piel, para mantener su frescura, tonificándola e hidratándola. Además, recientes estudios demuestran su eficacia como preventivo de arrugas, la formación de oxicolesterol y la posible alteración de las membranas celulares, ya que es rico en antioxidantes.

Te verde: excelente para limpiar la piel y rejuvenecerla, con propiedades antioxidantes poderosas, lo puedes tomar 15 minutos después de haber comido para que actúe desde dentro, o aplicar directamente en tu piel para enjuagarla y lavarla. Es rico en polifenoles, los cuales protegen los tejidos corporales de la oxidación.

Toma en cuenta antes de aplicar cualquier crema o tratamiento herbal que es necesario lavar tu cara perfectamente con agua mineral.

Receta natural para cuidar y evitar arrugas en las manos:

Necesitas: aceite de oliva, flores de manzanilla y lavanda, saúco, pétalos de rosa, hojas de romero, geranio perfumado, tomillo, manteca de cacao, cera de panal de abejas, gel de aloe vera y vitamina E. Mezcla proporciones pequeñas de estos ingredientes en un tazón y luego aplica como crema de manos después de hacer labores domésticas o cada vez que sea necesario.

Elixir herbal para detener el envejecimiento:

Necesitas: té verde, romero y Ginkgo Biloba.
Prepara en casa unas infusiones de té verde y romero (y para potenciar el máximo de catequinas, deja en infusión de cinco a diez minutos, el té queda más áspero pero es debido a que contiene más taninos); mezcla con extracto de Ginkgo Biloba y tomas de 15 a 30 gotas en un vaso de agua o infusión, una o dos veces al día.

Protected by Copyscape DMCA Takedown Notice Search Tool