Menta y hierbabuena: ¿Son lo mismo?

A menudo se suele hablar de la menta y de la hierbabuena como la misma planta. Pero, ¿es este razonamiento correcto? ¿Se trata simplemente de nombres diferentes para hablar de un vegetal similar? En principio, existirían ciertas coincidencias y también algunas diferencias. Pero, al fin y al cabo, todo termina en una cuestión familiar.
A saber, la menta y la hierbabuena, en parte sí son la misma cosa: menta es el nombre general que reciben todas las plantas de su misma familia. La hierbabuena, en este caso, es una clase de menta. Por ende, es una menta. Lo que no sería correcto sería llamar menta a todo, ya que son muchas las variedades de menta que existen. Es algo incompleto.
La hierbabuena es sumamente fresca, fragante y es conocida como mentha spicata de forma científica. De hecho, es probablemente el tipo de menta más común en el mundo, ya que es muy fácil de plantar y reproducir en cualquier parte.
Pero existen otras clases de menta. Si bien comparten muchas cosas en común, al ser plantas de una misma especie, cada una tiene sus características. Está la menta poleo, que es genial para como planta carminativa y también sedante. La menta peperina, muy común en Sudamérica, es una gran digestiva. Y bueno, la hierbabuena, que además de ser muy aromática y empleada dentro del mundo de la cocina, cuenta también con propiedades antiespasmódicas y analgésicas.
En resumidas cuentas: menta y hierbabuena son de la misma familia. Sólo que el primero es un nombre algo incompleto y el segundo uno mucho más específico.
Para qué sirve la planta de menta
Las propiedades de la menta, planta también conocida con el nombre de hierbabuena, están relacionadas en gran medida, con los principios activos que contiene, entre los que se destaca el mentol. El mentol es un alcohol que se encuentra presente entre los componentes de los aceites esenciales de la planta de menta.
Estos aceites poseen propiedades antisépticas, analgésicas y antinflamatorias. Además, el mentol es un excelente antiespasmódico y carminativo que ofrece un agradable efecto refrescante, a la par de estimulante.
La planta de menta o hierbabuena es una de las más apreciadas entre las hierbas curativas, tanto por sus propiedades aromáticas como medicinales. Entre estas últimas, se destaca como el descongestivo de elección, en forma de infusiones, pastillas o inhalaciones.
¿Quién no ha recurrido a la menta? Insustituible a la hora de combatir el mal aliento bucal, la menta nos acompaña durante todo el día. Excelente como digestivo, después de las comidas o como sedante suave antes de ir a dormir, un té de menta siempre constituye una buena opción.