Calcio, sol y vitamina D

La vitamina D o calciferol es una vitamina liposoluble, que se relaciona directamente con el metabolismo del calcio y su fijación a través de los rayos del sol. De allí que esta relación sea de suma importancia, porque a partir de dicha vitamina se puede mantener la salud de los huesos.
La vitamina D es una vitamina soluble en grasa que interactúa con el calcio, mineral esencial para mantener todos los huesos fuertes y sanos. Este proceso a su vez se relaciona con los rayos del sol, ya que estos participan también en la síntesis de vitamina D.
Por todos estos motivos existe una relación directa entre la vitamina D, el metabolismo del calcio y el sol.
  • La vitamina D se puede obtener a partir de la dieta o a partir de su síntesis en la piel.
  • En este último caso la vitamina D se forma en la piel a partir de 7-dehidrocolesterol.
  • Después ésta se transforma en Vitamina D3, gracias a los rayos del sol.
  • Una vez activada, dicha vitamina es transportada por sangre hasta el hígado, donde la vitamina D3 es metabolizada y transformada en 25-OH-colecalciferol.
  • Esta forma parcialmente activa circula por el plasma con una vida media de 15 días.
  • Después en el riñón la 25-OH-colecalciferol es hidrolizada convirtiéndose en 25-(OH)2-colecalciferol. Esta es la forma más activa de la vitamina D y la responsable de fijación de calcio en los huesos.
  • A partir de este mecanismo de acción, se puede inferir la relación directa que comienza con los rayos del sol y termina con la fijación del calcio, gracias a la acción de la vitamina D.
Ten presente que no es necesario una gran exposición al sol, con sólo un breve momento todo el proceso anteriormente descripto, comienza a desencadenarse, ayudando a la salud ósea.
Función de la vitamina D
La vitamina D es una de las vitaminas más importantes dentro del organismo. Esto es debido a que cumple funciones esenciales para el buen funcionamiento de ciertos órganos y sistemas. La vitamina D es una vitamina que se obtiene a través de los alimentos, ya sea en su forma activa o a través de sus precursores (7-dehidrocolesterol de origen animal o el ergosterol, de origen vegetal). Para entender un poco más sobre la vitamina D, es necesario saber para qué sirve y cómo actúa.
Más del 50% de la vitamina D se absorbe en forma de precursores en el intestino, la cual luego es transportada a la sangre, a través de una proteína específica.
Una vez que la vitamina D es absorbida está lista para cumplir con sus funciones específicas.
¿Para qué sirve la vitamina D?
  • Mantiene el equilibrio del calcio y fósforo.
  •  Aumenta la reabsorción de calcio a nivel renal, movilizando dicho mineral hacia los huesos.
  •  Favorece el desarrollo óseo.
  •  Promueve la actividad antitumoral.
Todas estas funciones hacen de la vitamina D una vitamina esencial para el buen desarrollo orgánico.
Un adulto necesita, para mantener estas funciones, 10 mg/día de vitamina D. Este requerimiento puede cubrirse con una dieta equilibrada y completa.
En caso de que no fuese así, se corre el riesgo de sufrir raquitismo, osteoporosis, trastornos renales o hepáticos.
Falta de vitamina D
La vitamina D es una vitamina esencial para el buen funcionamiento del cuerpo. Si ésta se consume en poca cantidad, se produce una deficiencia que será reflejada sobre todo en la salud ósea. Se considera que una persona padece de deficiencia de vitamina D, cuando sus niveles en sangre están por debajo de 9 ug/ml. Esta falta de vitamina D puede afectar el buen funcionamiento de distintos órganos y sistemas. En esta nota te brindaré información sobre cómo la falta de vitamina D puede afectar negativamente al organismo.
La deficiencia de vitamina D, puede producir
  • Raquitismo en niños, lo que se ve reflejado en la fragilidad en los huesos.
  • Retraso en las fontanelas del cráneo.
  • Retraso en la aparición de los dientes de leche.
  • Disminución en el crecimiento de los huesos largos del cuerpo.
  • Osteomalacia en adultos, lo que produce fisuras óseas con mucho dolor y hasta puede producir deformidades óseas.
Es importante tener presente que el déficit de vitamina D, se puede evitar no sólo consumiendo alimentos ricos en vitamina D, sino también con la exposición diaria al sol, ya que los rayos ultravioletas ayudan a que el organismo sintetice dicha vitamina.
La dosis diaria recomendada de vitamina D variará según la edad
  • Niños: 400 unidades internacionales.
  • Adultos: 400 unidades internacionales.
  • Mujeres embarazadas y lactantes: 800 unidades internacionales.
Es importante recordar que la vitamina D es una vitamina soluble en grasa, por lo tanto el consumo excesivo también puede acarrear problemas en la salud, produciendo hipervitaminosis.
Si sufres de trastornos musculares, dolores óseos, fisuras en los huesos, etc., consulta a tu médico para descartar que estos síntomas no sean a causa de falta de vitamina D.