La Felicidad depende de nuestra mente, no de nuestra cuenta bancaria

Ben Sharar era un atleta de élite, pero no era feliz. Su clase de Psicología Positiva fue la más grande de Harvard y la de Psicología de Liderazgo, la tercera. Ambas sumaban cerca de 1.400 estudiantes cada semestre. Entonces, se pasó a la psicología. Ahora el 'gurú de la felicidad', compartió siete lecciones para alcanzar la felicidad.

Para el escritor y profesor estadounidense-israelí Tal Ben Shahar, la felicidad viene de pensar y sentir, de la armonía entre nuestro corazón y nuestra mente.

Es autor de los best seller 'Happier' y 'Being Happy' y regresó a Colombia. El pasado lunes fue el invitado central del foro internacional ‘Liderazgo positivo: haciendo la diferencia’, organizado por el Colegio de Estudios Superiores de Administración (Cesa), al que asistieron presidentes de compañías, estudiantes y funcionarios del Gobierno.

Ben Shahar, conocido como el ‘gurú de la felicidad’, compartió conceptos con nosotros en una oportunidad.

¿Qué lo llevó a buscar la felicidad?

Inicialmente lo que me interesó en esta materia fue mi propia experiencia. Iba bien como estudiante en Harvard, era un atleta de élite, tenía una buena vida social, pero no era feliz. Fue entonces cuando me di cuenta de que los asuntos internos pesan más en los niveles de bienestar que lo externo. Así me metí en la psicología. Luego de estudiar psicología positiva y de beneficiarme de ella, ahora quiero compartir con otros lo que aprendí.

¿Cómo es eso de la felicidad como una ciencia?

Hoy, miles de académicos en el mundo están adelantando rigurosos experimentos en laboratorios y fuera del mundo, buscando qué se puede hacer para tener una vida más feliz. Estos experimentos se suman a un impresionante campo de estudio, con la posibilidad de hacer del mundo un lugar mejor. Este campo es apoyado por el desarrollo en el área de medición científico de las formas como nuestros cuerpos, en particular, nuestro cerebro, funciona.

¿Cuál es el camino para llegar a ella?

No hay fórmula, pero hay algunos pasos que se pueden tomar (ver ‘Los siete pasos’). Sin embargo, es importante mantener en mente que la búsqueda de la felicidad es un camino de toda la vida, con muchos altibajos, con sucesos y fracasos. No una línea recta ni un camino fácil.

¿Por qué, habiendo acciones sencillas para ser felices, para muchos alcanzarla parece inalcanzable?

El filósofo francés Voltaire decía que el sentido común no era tan común. Esto, infortunadamente es verdad, especialmente cuando viene el momento de aplicarlo. Por ejemplo, la mayoría de las personas sabe que el ejercicio es importante para el bienestar físico y emocional. Pero, ¿por qué no se ejercitan regularmente? La lista de excusas es interminable, comenzando por el ‘no tengo tiempo’. La investigación, sin embargo, puede ayudar.

¿Qué de cierto tiene esa frase que dice que el dinero no compra la felicidad, pero ayuda?

Numerosos estudios muestran que el dinero no nos hace felices. Investigadores como el sicólogo Ed Diener y sus colegas hallaron una muy baja correlación entre la riqueza material y la felicidad, excepto en casos de pobreza en que no se están cubriendo las necesidades básicas. Estos estudios apuntan al hecho de que la felicidad en su mayoría depende de nuestro estado de la mente, en lugar de nuestra condición o el estado de nuestra cuenta bancaria.

¿Cómo es posible ser feliz sin apegarse a alguien o algo?

No creo que sea posible ser feliz sin apegarse a las personas. Somos animales sociales y por ello necesitamos conectarnos. De hecho, para ser más felices, tenemos que formar conexiones más cercanas con la gente.

El trabajo y el amor son, entre otros, obstáculos en la búsqueda de la felicidad. ¿Cómo lograr ser feliz sobreponiéndose a esto?

El amor y el trabajo crean retos en la vida y también proveen los mejores momentos. Si aprendemos a aceptar algunas veces una lucha en nuestra relación o en el trabajo y luego a celebrar los buenos momentos, vamos a disfrutar de una gran cantidad de felicidad en nuestras vidas.

Mucha gente cifra en las redes sociales la búsqueda de su felicidad. ¿Es una forma válida para hacerlo o la felicidad depende de la interacción cara a cara?

Depende de cómo las utilicen. Si están acostumbrados a interactuar con amigos no solo de forma virtual sino presencial, pueden ayudar. Si nos volvemos adictos a Internet y permanecemos conectados por horas cada día, es un problema. Tener 1.000 amigos en Facebook no reemplaza una reunión cara a cara con nuestro mejor amigo.

¿La edad influye en la felicidad?

En general, entre más crecemos, más felices nos volvemos (aunque hay una caída hacia los 40). La razón por la que la gente mayor tiende a ser más feliz es que aceptan más fácil lo que la vida les ofrece. En vez de ser arrogantes y de esperar la felicidad constante, son más humildes, reconocen sus habilidades así como sus limitaciones.

¿Dios o la religión tienen que ver con la felicidad?

Personas religiosas son generalmente más felices. Esto no quiere decir que no haya laicos muy contentos y religiosos miserables, pero en general la religión parece contribuir a su bienestar. Una de las razones para esto es que las personas religiosas experimentan espiritualidad, que es importante para la felicidad. Los religiosos son generalmente más felices porque tienen una comunidad de la que son parte y ese es un componente de la felicidad. Finalmente, hay rituales y prácticas en la religión que contribuyen a nuestro bienestar, como la expresión regular de la gratitud. Tenemos que aprender a apreciar y aprovechar las cosas maravillosas de la vida, desde la gente hasta la comida, desde la naturaleza hasta una sonrisa.

Colombia, país con problemas tan particulares, aparece en escalafones como el más feliz del mundo. ¿Por qué?

El estudio se ajusta a lo que sabemos sobre bienestar y es que la principal forma de predecirlo es el tiempo que se pasa con las personas que te importan y a las que les importas. En la misma línea, la característica más común que se encuentra en los países más felices del mundo es el apoyo social. Países en los que la gente pone mucho en las relaciones, que invierten en las relaciones, son más felices. Espero que los colombianos se mantengan enfocados en las relaciones, a la par del progreso material.

¿Cómo puede un gobierno ayudar a la sociedad a ser feliz?

El rol de un gobierno es crear condiciones para la felicidad. Una de las más importantes es la libertad de elegir. Vemos que en países bajo regímenes opresivos, donde los individuos no tienen libertades básicas, la gente generalmente es menos feliz. Junto a la libertad también está el rol de la educación. No es menos importante aprender a disfrutar una relación saludable que calcular los lados de un ángulo.

¿Cuál ha sido el momento más infeliz que ha vivido y cómo lo superó?

En 1997, la persona más cercana a mí en el mundo murió en un accidente aéreo. Lo que me sanó y me ayudó a seguir adelante fue el tiempo. Gradualmente –muy despacio– empecé a sentirme mejor. Otras cosas que me ayudaron fue llorar, soltar mis emociones, hablar de la experiencia y escribir sobre ella.

¿Hay alguna persona a la que considere un modelo de felicidad?

Hay algunos escritores cuyo trabajo y vida han sido un modelo para mí. Personas como Viktor Frankl y su trabajo 'La búsqueda del sentido', Nathaniel Branden y su trabajo en el campo de la educación.

Los siete pasos para ser feliz

Lección uno: dese permiso de ser humano. Todos aceptamos emociones como miedo, tristeza o ansiedad, es natural; estamos más acostumbrados a superarlas. Rechazar nuestras emociones, de manera positiva o negativa, lleva a la frustración y la infelicidad.

Lección dos: la felicidad se encuentra en la intersección entre el placer y el significado. En el trabajo o en la casa, la meta es comprometer actividades que tienen significado personal y se disfrutan. Cuando esto no es posible, asegúrese de tener refuerzos de felicidad, algunos momentos a lo largo de la semana que le proporcionen placer y que tengan significado.

Lección tres: la felicidad depende más del estado de nuestra mente, no de nuestro estatus y del estado de nuestra cuenta bancaria.

Lección 4: simplifique. Generalmente estamos muy ocupados tratando de meternos en más y más actividades en menos y menos tiempo. La cantidad influencia en la calidad y comprometemos nuestra felicidad tratando de hacer mucho. Saber cuándo decir ‘no’ a los otros significa un ‘sí’ para nosotros.

Lección 5: recuerde la conexión entre cuerpo y mente. Lo que hacemos y lo que no con nuestro cuerpo influencia la mente. Ejercicio regularmente, buen sueño y buenos hábitos de comida lideran la salud física y mental.

Lección 6: exprese gratitud cada vez que le sea posible. A menudo damos por sentado nuestras vidas. Aprender a apreciar y disfrutar de las cosas maravillosas de la vida, de las personas a la comida, de la naturaleza a una sonrisa.

Lección 7: el primer punto para predecir la felicidad es el tiempo que pasamos con las personas que nos importan y a las que les importamos. La fuente más importante de felicidad puede ser la persona que se sienta al lado tuyo.