Filosofía y alimentación en China


En la China tradicional todo se mueve a un ritmo pausado. Los trabajadores se toman un tiempo que en occidente, se considera excesivo. La cultura china también está impregnada de ese concepto: cuando se quiere desear a una persona buen provecho en la comida, se le dice “coma lentamente”, al despedirse de alguien, si se quiere decir que le vaya bien, “vaya despacio”.
Hay personas que dedican toda su vida a trabajar una pieza concreta, sabiendo que no la verán acabada y que algún sucesor lo hará; esto nos aclara el ritmo tan lento que domina esa cultura. Su  filosofía es diferente, al igual que la actitud diferente ante la vida y la muerte. Disfrutar el momento, no quedarse en el pasado ni ser prisionero del futuro, es lo que les importa.
Los propios enfermos reconocen que el camino para recuperar la salud también está impregnado ese ritmo pausado, comparado con las ganas de curación rápida de occidente y que forja la paciencia para disminuir el sufrimiento que padecen.
Su cultura del ejercicio físico es pilar de la salud y que no la tienen otros países, practican tai chi, qicong y otros ejercicios, que practican en las pausas de las jornadas y al final del trabajo, lo que favorece su longevidad y no desarrollar enfermedades degenerativas.

Continuar la lectura...