Disección aórtica


Es una grave afección en la que hay una pequeña abertura (una separación) en las paredes de la aorta, que puede agrandarse. Esto puede causar sangrado dentro y a lo largo de la pared de la mayor arteria que transporta sangre hacia fuera del corazón, la aorta.

La disección aórtica afecta, aproximadamente, a 2 de cada 10.000 personas y es más frecuente entre hombres entre 40 y 70 años.


Factores de riesgo:

  • Ateroesclerosis
  • Hipertensión arterial
  • Envejecimiento
  • Traumatismos por fuertes golpes en el pecho como por ejemplo golpearse el pecho con el volante del automóvil en un accidente automovilístico
  • Estrechamiento de la aorta
  • Síndrome de Ehlers-Danlos
  • Síndrome de Marfan
  • Inflamación vascular como consecuencia de afecciones como sífilis y arteritis
  • Válvula aórtica bicúspide
  • Trastornos del tejido conectivo
  • Cirugía o procedimientos cardíacos
  • Ataque cardíaco e incluir dolor que:
    • Es fuerte, agudo, desgarrador, punzante
    • Se irradia a la mandíbula, cuello, hombros, brazos, abdomen y caderas
    • Se siente por debajo del esternón y se irradia posteriormente bajo los omóplatos o la espalda
    • Se mueve hacia brazos y piernas en la medida que se agrava la disección aórtica


Los síntomas causados por la disminución del flujo sanguíneo al resto del cuerpo pueden incluir:

  • Mareos y desmayos
  • Náuseas y vómitos
  • Pulso débil y rápido
  • Ansiedad y sensación de muerte
  • Sudoración copiosa, piel húmeda y fría
  • Palidez
  • Ortopnea (dificultad para respirar al estar en posición de costado) 
  • Síntomas de accidente cerebrovascular
  • Dolor abdominal
  • Dificultad para deglutir por la presión existente sobre el esófago

Tratamiento

  • Esta afección puede causar la muerte y requiere tratamiento inmediato:
  • Las disecciones en la aorta ascendente son tratadas con cirugía
  • Las disecciones que ocurren en la aorta descendente, pueden tratarse con fármacos o cirugía

La cirugía puede abarcar dos técnicas:

  • Cirugía abierta estándar
  • Reparación aórtica endovascular

Pueden prescribirse fármacos para bajar la presión arterial que se administran por vía intravenosa.

En caso que haya daño en la válvula aórtica, debe realizarse una valvuloplastia y si existe compromiso de las arterias del corazón una revascularización coronaria.

Pronóstico

La disección aórtica es una afección potencialmente mortal. Puede manejarse con cirugía siempre que se lleve a cabo antes de la ruptura de la aorta. Menos del 50% de las personas que sufren la ruptura aórtica sobreviven. Los que logran sobrevivir, necesitan tratamiento permanente y agresivo para la hipertensión arterial. También deben recibir un seguimiento con tomografías computadas cada poco tiempo para controlar la aorta.

Complicaciones

La disección aórtica puede reducir o frenar el flujo sanguíneo a muchas partes del cuerpo lo que puede producir problemas a corto o largo plazo o dañar el:

  • Corazón
  • Intestinos
  • Piernas
  • Cerebro
  • Riñones