Acupuntura para mascotas

La acupuntura es una técnica milenaria consistente en insertar agujas en determinados acupuntos o puntos de acupuntura, que se encuentran repartidos por todo el cuerpo. Estos acupuntos no están colocados de forma aleatoria, si no que forman parte de los distintos meridianos o canales energéticos que recorren el cuerpo.

La existencia de estos canales ha sido demostrada científicamente inyectando un isótopo radiactivo en un punto del canal y posteriormente colocando agujas en puntos alejados del mismo canal. Haciendo radiografías seriadas se puede ver como avanza el isótopo por el mismo recorrido que fue descrito por los médicos y veterinarios chinos miles de años atrás.

Los meridianos llevan la energía vital o Qi (Chi) por todo el cuerpo. Una forma sencilla y resumida de explicar el funcionamiento de la acupuntura sería decir que estimulando los acupuntos conseguiremos mover esta energía de forma que se corrijan los desequilibrios que dan lugar a la aparición de enfermedades en el organismo.

La acupuntura es sólo una de las ramas de la Medicina Veterinaria Tradicional China (MVTC), que se compone de otras 4 partes:
  • Medicina Herbal.
  • Tui-na (masaje terapéutico utilizando los meridianos energéticos y acupuntos).
  • Dietoterapia.
  • Qi-Gong (“Chi-kung”, una forma de hacer ejercicio).

Cada una de estar ramas precisa de un estudio y experiencia previas para poder ser utilizadas de forma efectiva.

¿Para qué se usa?

La MVTC es un sistema médico completo, que puede usarse de forma preventiva, curativa o paliativa, según el caso que tengamos entre manos. Dado que es una medicina paralela a la occidental, puede utilizarse para tratar cualquier enfermedad.

En la práctica diaria la acupuntura se utiliza principalmente para tratar dolencias crónicas cuyo tratamiento “occidental” no es todo lo exitoso que desearíamos o tiene efectos secundarios indeseables. Curiosamente, los animales, que no tienen prejuicios ni efecto placebo, obtienen beneficios mucho más rápidos e intensos que las personas al recibir un tratamiento con medicina china.

Muchas veces es el recurso de propietarios desesperados, que ya no saben como ayudar a su mascota y un día descubren (habitualmente en Internet) que la acupuntura podría mejorar la calidad de vida de su animal.

Ejemplos de estas dolencias, por nombrar algunas de las más conocidas y graves, son:
  • Aparato locomotor: Displasia de cadera o codo, artritis y artrosis, espondilosis, cauda equina, rehabilitación post-quirúrgica.
  • Sistema nervioso: parálisis, paresias, epilepsia, síndrome vestibular, hernias de disco con compresión medular, enfermedades degenerativas.
  • Aparato reproductor: infertilidad, quistes, embarazos psicológicos, mastitis, prolapso de útero.
  • Problemas de piel: alergias, granulomas por lamido, picores, caspa, otitis.
  • Aparato digestivo: diarreas o estreñimientos crónicos, megaesófago, megacolon.
  • Problemas de comportamiento: miedos, ansiedad por separación, agresividad.
  • Sistema respiratorio: bronquitis crónica, alergias, asma, parálisis laríngea.
  • Mejora de la “performance” atlética en animales de deporte y trabajo.
  • Estimulación de la respuesta inmune: Leishmania, leucemia e inmunodeficiencia felina.
  • Alteraciones de la respuesta inmune: pénfigo, artritis inmunomediadas, colitis inmunomediadas.
  • Mejora de la calidad de vida en pacientes geriátricos.

El tratamiento con acupuntura

Una sesión de acupuntura comienza con una anamnesis completa. El propietario explica al veterinario una gran cantidad de detalles sobre las costumbres de su animal y sus problemas de salud. Por ejemplo, en qué horas del día existe un empeoramiento o si el animal toma baños de sol o, por el contrario, busca la sombra y el frescor. Tras ello, se examina al animal, de una forma distinta a como lo haría un veterinario “occidental”. Este examen incluye la inspección de la lengua (forma, color, fisuras…) y la toma de pulsos (débil, fuerte, superficial, profundo…). Los datos obtenidos en la anamnesis y en el examen clínico darán al veterinario la clave para encontrar el patrón de enfermedad del animal y, a través de él, elegir qué puntos es necesario tratar. Este es el siguiente paso, insertar las agujas en los puntos elegidos y dejarlas actuar durante más o menos media hora. En el momento de inserción de las agujas puede existir una sensación dolorosa (D´Qi, pronunciado, De Chi), que no ocurre siempre en todos los puntos ni en todos los animales. Una vez colocadas las agujas, casi todos los animales se relajan y se quedan adormilados, muchos perros bostezan y/o jadean. Tanto gatos como perros muestran una respiración más profunda y relajada.

Como puede verse, las sesiones pueden prolongarse bastante tiempo, especialmente la primera. La frecuencia con la que aplicaremos los tratamientos va a depender de cada animal y de su patología. Como regla general podemos decir que son necesarias cuatro sesiones semanales inicialmente, luego las sesiones se espacian haciéndose quincenales y posteriormente mensuales, incluso hay animales que se encuentran perfectamente recibiendo dos tratamientos al año.

* Lamentablemente, en nuestra sociedad, hablar de acupuntura aún suena a “chino”, cuanto más si se trata de aplicarla a los animales. Muchos piensan que se trata de una broma, sin embargo, esta actitud aleja a nuestras mascotas de los innumerables beneficios de esta técnica.

Además de procurar un buen estado de salud y calidad de vida a sus pacientes, los veterinarios acupuntores procuramos dar a conocer las indicaciones de esta técnica, de modo que deje de ser una alternativa rara o elitista y se convierta en lo que debe ser: una especialidad más dentro del conjunto de la medicina, como pueden serlo otro tipo de técnicas, tales como la endoscopia, la ecografía o las transfusiones de sangre. De hecho, los mejores resultados médicos se obtienen combinando la medicina occidental y la medicina china, de modo que se potencien las virtudes de cada una de ellas y se suplan las debilidades de la una con las fortalezas de la otra.

Esperanza Álvarez Gómez
Veterinaria Acupuntora Certificada por el Chi Institute of Europe