El mito de la proteína

La pregunta que mas nos hacen es: ¿Y de donde tienes tu proteína con tanta comida viva? Nos han enseñado a comer una gran cantidad de proteínas y que para obtener esas son imprescindibles productos de origen animal como carne y productos lácteos.

Los vegetarianos se preocupan por la falta de proteínas y eligen tofu, queso, frijoles y otros para sustituir la carne.

La persona que quiere seguir una dieta de alimentos crudos y comer completamente natural elegirá frutos secos y semillas para abastecer sus necesidades de proteínas.

¿Y si la idea de que es difícil abastecerse de proteínas es un mito?
Vamos a ver el contenido de proteína en alimentos vivos:

Contenido de proteína de frutas:
  • Plátano (banana) 4%
  • Papaya (mamón) 7%
  • Melocotón 7%
  • Aguacate (palta) 5%
  • Naranja 9%
  • Sandía 7%
Contenido de proteína de verduras:
  • Tomates 12%
  • Lechuga 33%
  • Apio 17%
  • Espinacas 30%
  • Germinados Alfalfa 42%
Contenido de Proteína de los frutos secos y semillas:
  • Almendras 13%
  • Sésamo 11%
  • Semillas de girasol 13%
  • Pipas de calabaza 15%
Contenido de proteínas de la leche materna 6%

Así que productos de origen animal como carne y productos lácteos no son necesarios para tener suficientemente proteínas, ya que el promedio es el más alto en las verduras. Para este mini estudio miré sobre todo alimentos que son fácilmente accesibles en las tiendas de muchos países.

Y tampoco necesitamos tanta proteína como pensamos: el bebe cuando se alimenta de la leche materna obtiene mucha menos proteína. Y es precisamente en este estado de crecimiento cuando la necesitamos sobre todo.

De hecho, algunas culturas que prosperan con dietas muy bajas en proteínas, con menos del 5% de sus calorías provenientes de proteínas, pero no dejan de estar en forma y viven mas tiempo que las culturas “avanzadas”.

Mientras comes lo suficiente para cubrir las necesidades de calorías con una buena variedad de alimentos, no hay absolutamente ninguna necesidad de temer ninguna deficiencia de proteínas. Una dieta de alimentos crudos de frutas y verduras, aunque no incluye una gran cantidad de nueces y semillas, proporciona suficientemente proteína.

El exceso de proteína en realidad no es sano, al igual que el exceso de grasa.

Visto en Somos lo que comemos.