Consumir carne roja aumenta el riesgo de contraer cáncer de riñones y morir prematuramente

Sucumbir a la tentación de consumir carne diariamente puede costarle caro: este hábito  aumenta el riesgo de morir prematuramente, desarrollar cáncer o enfermedades cardíacas, según un estudio realizado en EE.UU.
La investigación de la Universidad de Harvard muestra que el consumo diario de tan sólo 70 gramos de carne roja causa una de cada 10 muertes prematuras en los hombres y una de cada 13 en las mujeres.

Y si se trata de carne roja procesada, como salchichas o rebanadas de tocino, el riesgo aumenta hasta el 20%. Estos alimentos contienen grasas saturadas, sodio, nitritos y otros cancerígenos vinculados a muchas enfermedades crónicas.

El estudio también revela que sustituir la carne roja por proteínas más saludables reduce significativamente el riesgo de padecer estas enfermedades.

Los investigadores se basaron en los datos de un estudio realizado a miles de personas que durante 28 años fueron encuestadas periódicamente sobre su dieta y estilo de vida.

Dean Ornish, médico y nutricionista de la Universidad de California comenta en dicha investigación: "Más de dos tercios de los 2,6 billones de dólares anuales que se invierten en atención sanitaria en EE.UU. son destinados a las enfermedades crónicas", lo que se revela la gravedad del problema

El consumo de carne aumenta el riesgo de contraer cáncer de riñones


Los amantes de los bistecs crujientes tienen que estar alerta ya que la carne roja bien cocida aumenta el riesgo de contraer cáncer de riñones, según advierten científicos estadounidenses.

De acuerdo con un estudio publicado en la revista American Journal of Clinical Nutrition, la gente de mediana edad a la que le gusta comer carne es un 19% más propensa a padecer cáncer de riñones que los que no incluyen este producto en su menú diario o consumen una cantidad mínima.

Para realizar el estudio, un grupo de especialistas encabezado por la investigadora Carrie Daniel, del Instituto Nacional Estadounidense de Cáncer, analizaron los gustos y los hábitos gastronómicos de 500.000 personas mayores de 50 años. Durante nueve años, los científicos monitorearon el estado de salud de las personas que participaron en el estudio para relevar los casos de cáncer. Resultó que durante los años de las investigaciones a alrededor de 1.800 les fue diagnosticado cáncer de riñones.

Los especialistas detectaron cierta dependencia del consumo de carne y el riesgo de contraer la enfermedad. Según el estudio, los hombres consumían de 57 a 85 gramos de carne diariamente, mientras que las mujeres comían de 28 a 57 gramos.

Entre los que más carne comían (cerca de 113 gramos), se registraban más casos de cáncer. Un riesgo adicional fue detectado en los casos en que la gente consumía carne bien asada donde la concentración de sustancias cancerígenas es mayor.

Los expertos señalan que se necesitan más estudios para determinar por qué el consumo de la carne roja se asocia a unos tipos de cáncer y no a otros. Mientras tanto, recomiendan reducir el tiempo de preparación de la carne y el de su exposición a altas temperaturas y fuentes de fuego abierto.