Márketing del miedo: En España hay más niños que sufren Dermatitis atópica que niños (reales)

Encontré este artículo que aunque su origen y aplicación es para España, bien puede aplicarse a cualquier país del mundo donde la gran mayoría (por no decir que casi todos) no prestan atención a los detalles numéricos sino a las frases aterrorizadoras y tenebrosas. El artículo es el que sigue:


Un ejemplo de marketing del miedo de manual, como tantos ocurren cada día. Me llega una nota de prensa de esas escalofriantes que asegura que en España hay diez millones de niños que sufren Dermatitis atópica y que dicha dolencia se ha incrementado un 300 por ciento en los últimos 30 años. Uff, qué miedo, algo ocurre! Me envían la nota porque se ha celebrado el XII Congreso Mundial de Dermatología Pediátrica en Madrid y se ha abordado la incidencia cada vez mayor de la Dermatitis Atópica en nuestro país.

Por lo visto, el otoño y los cambios de temperatura multiplican los casos de esta enfermedad que en España “padecen un 20% de los niños y hasta un 7% de los adultos”. El problema es que es imposible que haya tantos niños que padecen Dermatitis atópica porque NO existen tantos niños in Spain.

En Wikipedia encontramos este enlace y si buscáis Población por edad veréis que, datos del año 2007, que en España había un 14,34% de personas con una edad entre 0 y 14 años. Ese año nuestro país tenía 45.200.737 de habitantes. La cifra disponible más reciente, el año pasado, 2012, ascendíamos a 46.704.314 habitantes.

El 14,32% de esta última cifra es 6.697.398. Es decir, a no ser que estiremos mucho la edad infantil no habría esos diez millones de niños y además tendrían que estar todos enfermos ¿no? Lo peor es que al parecer esa cifra la soltó un médico en su ponencia y luego la ratificó cuando le pasaron la nota que se ha distribuido.

Como podéis comprobar el texto para la prensa ha calado en la prensa, ha tenido una buena difusión. Así es como se construye una enfermedad. Los anglosajones lo llaman disease mongerin, que se traduce como tráfico de enfermedades (otros le dicen invención de enfermedades). También le podemos llamar “pseudociencia de todo a 100″.