Propiedades y beneficios del kéfir

El kéfir es un producto con unas características bastante extravagantes. En primer lugar, no hay manera de comprarlo en una tienda. Es cierto que se venden ciertos “sucedáneos” pero el verdadero kéfir, ya sea de leche o de agua, que es el que verdaderamente tiene propiedades probióticas interesantes, requiere una elaboración artesanal que no soporta los procedimientos industriales. Para empezar a producirlo necesitamos que alguien nos regale los gránulos… ¿No es curioso y excitante? En seguida te contaremos cómo conseguirlos y cómo elaborar este estupendo probiótico con innumerables beneficios para la salud.

Por qué kéfir de agua

Existen dos tipos de kéfir, el de agua y el de leche. De hecho, existe una tercera opción, el kéfir de té o kombucha, pero este tipo tiene características distintas.

El kéfir de agua y el kéfir de leche contienen la misma microflora, solo que los medios en los que se desarrolla son distintos. El kéfir de leche es más popular, quizá porque por su textura y sabor son más parecidos al yogur. En cambio, el kéfir de agua ofrece más propiedades y es más fácil de mantener, ya que el mejor kéfir de leche requiere leche cruda, que es bastante complicada de encontrar hoy en día. En cambio, el kéfir de agua no tiene la complicación de las alergias o intolerancias y para elaborarlo simplemente necesitaremos agua sin cloro como medio.

Propiedades del kéfir de agua

De manera general, el kéfir de agua se recomienda cuando se sufre de:
  • Mala digestión
  • Enfermedades gastrointestinales
  • Debilidad del sistema inmunológico
  • Problemas de la piel
  • Enfermedades inflamatorias
  • Prevención del cáncer
  • Hipertensión arterial
  • Estreñimiento
  • Asma
  • Artritis
  • Úlceras
Algunos estudios científicos sobre el kéfir

El kéfir de agua combina una serie de familias de bacterias y levaduras cuyo metabolismo es muy beneficioso para el organismo. Existen muchos estudios al respecto, una mínima investigación te lo confirmará, pero a modo de referencia te resumimos algunos de ellos:


Salud gastrointestinal
Numerosos estudios sobre el efecto del kéfir en gastroenteritis, diarreas infantiles o procesos inflamatorios gastrointestinales, como el realizado por el equipo del Dr. J.M Schneedorf y publicado en Inflammofharmacology en 2005, aseguran que la inflamación se reduce hasta un 44% gracias a sus efectos probióticos. Es decir, ayuda a mantener la flora intestinal.

Propiedades antibióticas
Hay muchos estudios al respecto, pero uno en concreto, el realizado en la Universidad Federal de Minas Gerais (Brasil), señalaba que las heridas infectadas con Staphylococcus aureus se curaban antes con el kéfir que con un antibiótico convencional.

Sistema inmunológico
Diversos estudios en Argentina y Canadá en 2005 señalan que productos de kéfir (tanto artesanales como industriales) estimulan considerablemente el sistema inmunológico, tanto con respecto al cáncer como en la lucha frente a patógenos intracelulares.

Anticancerígeno
Como referencia, uno de los muchos estudios que existen al respecto, el realizado en el año 2000 por el equipo del doctor N. Furukawa, resaltó claramente los efectos antimetástasis del kéfir en el cáncer de pulmón.

Enfermedades de la piel
El kéfir parece ser de gran ayuda en caso de sufrir enfermedades de la piel o de tipo alérgico y asma. Por ejemplo, un estudio realizado en el año 2000 en la Universidad de Hokkaido en Japón, comprobó los efectos del kéfir en ratones alérgicos con un resultado de un 43% de reducción de inflamación y un 62% de reducción del edema.

Cómo conseguir los gránulos de kéfir de agua

Lo más curioso y excitante del kéfir de agua es que la tradición dicta que debe ser alguien quien te regale los nódulos con los que empezarás a fabricarlo. También se pueden conseguir en herboristerías o tiendas de productos biológicos, pero aconsejamos que no pagues por ellos, puesto que las colonias de bacterias van creciendo y existen muchas personas que regalan los excedentes.

Antes de elaborar el kéfir de agua

Recuerda que no se deben utilizar elementos de metal para la elaboración del kéfir, ya que interfieren en las colonias de bacterias. Utiliza siempre elementos e instrumentos de vidrio, plástico o madera. Para su elaboración necesitarás:
  • Un tarro grande de vidrio de boca ancha
  • Un escurridor de plástico
  • Una cuchara de madera
  • Un litro de agua mineral, diamantina o sin cloro
  • 3 cucharadas soperas de azúcar de caña integral (panela o rapadura)
  • 1 higo seco
  • ½ limón
  • 3 cucharadas grandes de nódulos de kéfir de agua

Cómo elaborar el kéfir de agua

Para elaborarlo:
  • Llena el recipiente con un litro de agua.
  • Introduce todos los ingredientes.
  • Agita para que se mezclen bien.
  • No cierres el recipiente herméticamente (ya que en la fermentación se producirá gas) y asegúrate de que el recipiente no contiene ningún elemento de metal en el cierre.
  • Déjalo reposar entre dos días mínimo y tres máximos a temperatura ambiente (entre 15º y 30º).
Cómo consumir el kéfir de agua

Una vez transcurrido el tiempo de fermentación, abre el recipiente. Para separar los gránulos de la bebida, utiliza el escurridor de plástico. En la parte de arriba del escurridor quedarán los nódulos (que podrás volver a utilizar) mientras que la bebida caerá al recipiente que utilices debajo. Esta bebida puedes conservarla dentro de ese recipiente uno o dos días dentro de la nevera o heladera para ir tomándolo cuando te apetezca.

El resultado de la fermentación es una bebida gaseosa muy adecuada para consumir especialmente en verano. Cuanto más tiempo de fermentación lo dejes (tres días) más gas tendrá. Dependiendo de las personas y su gusto personal, hay quienes lo prefieren más o menos fermentado.

Para reutilizar los gránulos de kéfir de agua

Una vez escurrida la bebida, en la parte superior del escurridor quedarán los gránulos. Para reutilizar los gránulos de kéfir, simplemente aclárelos levemente con agua mineral o diamantina (no del grifo porque tiene cloro y el cloro puede matar algunas colonias de bacterias) y vuelve a introducir la misma proporción de ingredientes en el recipiente de elaboración.


Para conservar los gránulos si un día no quieres hacer kéfir o si quieres irte de vacaciones, introducirlos en un poco de agua mineral muy azucarada durante unos días. Si va a ser por un período de tiempo prolongado, los puedes congelar, pero el efecto terapéutico no será el mismo, puesto que muchas colonias de bacterias morirán.

Según vaya pasando el tiempo la colonia crecerá, lo que nos obligará a hacer más cantidad de líquido, porque si no nos saldrá una bebida demasiado concentrada. Los excedentes los podemos regalar a otras personas o llevarlos a tiendas especializadas para que se encarguen de hacer de intermediarias, ya que es difícil conseguir los gránulos.

Elaborar kéfir de agua no es demasiado complicado, pero muchas veces el desconocimiento y la falta de tiempo y paciencia nos pueden hacer desistir de su elaboración casera. Es cierto que se venden sucedáneos industriales, pero para que el kéfir tenga un verdadero efecto terapéutico necesita una elaboración artesanal, ya que las colonias de bacterias tan beneficiosas mueren en los procesos industriales. Es cierto que elaborarlo requiere su tiempo y dedicación, pero son muchas las personas que se ven beneficiadas por su consumo habitual. ¿Por qué no intentarlo?

¡Si eres de esas personas a las que les hace feliz elaborar los propios remedios nutricionales caseros, prueba a hacer gomasio y aprende a elaborar una dieta sana y equilibrada!

Atendemos consultas sobre trastornos Físicos y Emocionales
Realizamos tratamientos con:

Acupuntura, Terapia Neural, Homeopatía, Osteopatía, Fitoterapia, Homotoxicología, Radiónica, Cromoterapia, Visualización Creativa, Terapia de Regresión, Armonización de Chakras y Equilibramiento del Campo Energético.

Informes en Concordia (Argentina) llama a:
Claro (345) 15 4249785 - Personal (345) 15 4050303
Viber: +5493454249785 WhatsApp: +5493454050303

Nuestro correo: armoniasaludyvida@gmail.com

Si consideras ÚTIL ESTA INFORMACIÓN;
compártela con tus amistades y familiares.