Fármacos antidepresivos: en el punto de mira por riesgo de suicidio y daño al hígado

Si ayer contamos que los fármacos antipsicóticos pueden provocar infartos de corazón, hoy escribimos novedades en torno a los medicamentos antidepresivos; lesiones en el hígado, riesgo de suicidio en jóvenes, etc.

Los medicamentos antidepresivos pueden causar lesión hepática inducida por fármacos (LHID). Los autores de este nuevo trabajo científico (1) revisaron datos clínicos relacionados con la LHID y así lo concluyeron.

Aunque los datos sobre la lesión hepática inducida por antidepresivos son escasos, entre el 0,5 % y el 3 % de los pacientes tratados con estos fármacos puede desarrollar leve elevación de los niveles de aminotransferasas séricas. Todos los antidepresivos pueden inducir toxicidad en el hígado, especialmente en pacientes de edad avanzada y aquellos polimedicados.

El daño hepático es en la mayoría de los casos impredecible y generalmente no está relacionado con la dosis del fármaco. El intervalo entre el inicio del tratamiento y la aparición de la lesión hepática generalmente es entre varios días y seis meses. La lesión hepática inducida por antidepresivos pone en riesgo la vida e incluye insuficiencia hepática aguda grave o muerte.

Conclusiones:
  • Aunque un evento infrecuente, la LHID con fármacos antidepresivos puede ser IRREVERSIBLE y los médicos clínicos deben conocerlo.
  • La herramienta más útil para detectar LHID es la vigilancia de la aminotransferasa y es esencial la suspensión inmediata del fármaco responsable.
  • Deben estar disponibles y publicarse los resultados de toxicidad hepática por antidepresivos en todas las fases de los ensayos clínicos.



Los pacientes más jóvenes que iniciaron el tratamiento con dosis de antidepresivos más altas que las recomendadas tenían más del doble de probabilidades de intentar autolesionarse que los que fueron tratados inicialmente con los mismos fármacos a las dosis recomendadas más bajas.

Además de peligroso poco eficaz. Los recientes meta-análisis, (informes de la más alta calidad científica) concluyen que la eficacia del tratamiento antidepresivo para los jóvenes es modesto. Por ello, sus autores aconsejan a los médicos evitar las altas dosis al comenzar una terapia con estos y vigilar de cerca los pacientes del tratamiento con antidepresivos, especialmente los jóvenes.

Seguramente sea más sensato reducir el uso de estas drogas a casos justificadísimos pues la toxicidad de este grupo de medicamentos es manifiesta.

(1) Voican CS, Corruble E, Naveau S, Perlemuter G.. Antidepressant-induced liver injury: a review for clinicians. Am J Psychiatry. 2014 Apr 1;171(4):404-15. doi: 10.1176/appi.ajp.2013.13050709.