Síntomas del botulismo (Parte 3/4)

El período de incubación del botulismo varía según la forma de transmisión. En el botulismo alimentario, como las enzimas ya vienen listas de los alimentos, el período de incubación es generalmente corto, en la mayoría de los casos entre 12 y 36 horas, pero puede variar entre 2h hasta 10 días, dependiendo de la cantidad de toxinas presentes. En el botulismo por heridas, el tiempo promedio de incubación es de 7 días, pero puede variar de 4 a 21 días.

En el botulismo infantil no tenemos informaciones exactas sobre el período de incubación, ya que a menudo es difícil de identificar cuando se ingirieron las esporas. En general, este período es más largo que en la forma de alimento, ya que las esporas ingeridas primero deben adjuntarse al intestino, para luego pasar a la forma vegetativa y, solamente después, iniciar la producción de neurotoxinas.

a. Síntomas del botulismo alimentario

El botulismo es una enfermedad de aparición súbita y progresiva, caracterizada por síntomas gastrointestinales y neurológicos.

Los síntomas gastrointestinales suelen aparecer en el inicio del cuadro, pero esto no es obligatorio. Los síntomas más comunes son: náuseas, vómitos, diarrea y dolor abdominal.

Las manifestaciones neurológicas suelen ser lo más importante, caracterizadas por una parálisis muscular que inicialmente afecta a los nervios craneales y evoluciona para el resto del cuerpo. El cuadro es parecido al síndrome de Guillain Barre; la diferencia es que el botulismo se inicia en la cabeza y progresa de forma descendente, mientras que en el GB la parálisis muscular comienza en las piernas y va subiendo.

Los síntomas neurológicos del botulismo comienzan generalmente con visión borrosa o visión doble, parálisis de párpados, dilatación de las pupilas y limitación de los movimientos de los ojos.

A partir de los ojos, la enfermedad comienza a alcanzar también el resto de la cabeza, comprometiendo el habla, la capacidad de tragar y los movimientos de la lengua. El siguiente paso es el acometimiento de los músculos del cuello, impidiendo el paciente de sostener el peso de la cabeza.
Cuando llega al torso, la parálisis puede comprometer el funcionamiento de los músculos del diafragma, responsables de la respiración, llevando el paciente a la insuficiencia respiratoria aguda y necesidad de ventilación mecánica (respirador artificial).

Junto con el torso, la parálisis generalmente afecta también los brazos y después el abdomen y los miembros inferiores, llevando el paciente a una tetraplejía flácida (parálisis flácida de los 4 miembros). Sequedad en la boca, parálisis de los intestinos, hipotensión y retención urinaria son también síntomas comunes.

Como la neurotoxina ataca solamente a los nervios musculares, no existe comprometimiento de la sensibilidad, es decir, el paciente siente todo y no puede mover los músculos. También no hay ceguera y la persona permanece consciente todo el tiempo.

Los síntomas del botulismo generalmente progresan en una o dos semanas, estabilizándose durante dos semanas más antes de comenzar una fase de lenta recuperación, que generalmente dura hasta 3 meses. En los casos más severos, la recuperación completa puede llevar hasta un año.

La severidad del cuadro depende de la cantidad y del tipo de toxina ingerida (A y B tienden a ser más agresivas). La severidad del botulismo puede variar desde un cuadro ligero, con síntomas intestinales y un mínimo acometimiento de los nervios craneales, hasta una enfermedad fulminante, con muerte en tan solo 24 horas. La parálisis respiratoria ocurre en un 30 a 50% de los casos. Las hospitalizaciones son por lo menos 1 mes, sin embargo, puede haber pacientes que necesiten ser hospitalizados por hasta 3 meses.

b. Síntomas del botulismo por heridas

El cuadro clínico del botulismo por heridas es prácticamente igual al botulismo alimentario, excepto por el período de incubación más largo y la ausencia de síntomas gastrointestinales. También puede ocurrir fiebre, pero generalmente es debida a la infección de la herida y no por acción directa de las toxinas.

c. Síntomas del botulismo infantil (botulismo intestinal)

El botulismo infantil ataca preferentemente a los bebés y se manifiesta generalmente con estreñimiento e irritabilidad, que evolucionan para signos neurológicos tales como dificultad de controlar los movimientos de la cabeza, succión débil, atragantamiento, llanto débil, postración y parálisis bilaterales, que pueden causar paros respiratorios.

La severidad del botulismo infantil también es variable y puede haber casos leves caracterizados solamente por dificultad alimentar y discreta debilidad muscular, incluso casos graves con muerte súbita del niño.


Parte 1        Parte 2        Parte 4

Atendemos consultas sobre trastornos Físicos y Emocionales
Realizamos tratamientos con:

Acupuntura, Terapia Neural, Homeopatía, Osteopatía, Fitoterapia, Homotoxicología, Radiónica, Cromoterapia, Visualización Creativa, Terapia de Regresión, Armonización de Chakras y Equilibramiento del Campo Energético.

Informes en Concordia (Argentina) llama a:
Claro (345) 15 4249785 - Personal (345) 15 4050303
Viber: +5493454249785 WhatsApp: +5493454050303

Nuestro correo: armoniasaludyvida@gmail.com

Si consideras ÚTIL ESTA INFORMACIÓN;
compártela con tus amistades y familiares.