¡OJO! Los antibióticos no sirven contra estas bacterias:

Cuando Alexander Fleming descubrió la penicilina, comenzó el desarrollo de los antibióticos, medicamentos dedicados a terminar con bacterias causantes de enfermedades que pueden ser mortales. Pero, producto su mal uso y mutaciones, hay muchas bacterias resistentes a los antibióticos. Hoy vamos presentarte algunas de ellas y las enfermedades y problemas de salud que pueden causar. Acompáñame.

Neisseria gonorrhoeae (Gonorrea)


Las enfermedades de transmisión sexual (ETS) se pueden prevenir, pero igualmente millones de personas se contagian con alguna de ellas cada año, siendo la gonorrea una de las más comunes. La gonorrea es causada por diferentes bacterias y, hoy se está presentando una variedad que es inmune a las antibióticos antes utilizados para tratarla. Se trata de la Neisseria gonorrhoeae.

Clostridium difficile (Diarrea severa)


Clostridium difficile es una bacteria que, al infectar el cuerpo, provoca una diarrea intensa que lleva a la rápida deshidratación de quienes la sufren. La mayoría de las veces, el contagio es intrahospitalario. Quienes la contraen, normalmente están recibiendo antibióticos con anterioridad, así que esta no logra ser erradicada con ellos. Actualmente, se experimenta con algunas curas, incluyendo el trasplante de materia fecal, buscando que las bacterias buenas del cuerpo venzan a las malas.

Streptococcus pneumoniae (infecciones graves)


De la familia de los neumococos, el Streptococcus pneumoniae provoca infecciones respiratorias y abdominales que, al complicarse, pueden provocar sepsis, meningitis y hasta la muerte. Lo más común es tratar las infecciones con penicilina o sus derivados, pero apareció una variante de Streptococcus pneumoniae que no responde a los antibióticos y suele afectar a niños y adultos mayores.

Staphylococcus aureus (infecciones cutáneas)


Esta bacteria, de la familia de los estafilococos, genera infecciones a nivel cutáneo, las que también pueden pasar a la sangre, comprometiendo todo el cuerpo. Su contagio suele darse en el ambiente hospitalario. Anteriormente, solía responder al tratamiento con meticilina, pero cada vez se ven más casos de infecciones que no ceden. En su modo resistente a los antibióticos, se le conoce con la sigla MRSA, y si bien en los hospitales los pacientes están monitoreados, en el último año se han visto infecciones fuera de estos recintos, especialmente por vía sexual y, cuando la persona consulta con un médico, puede ser demasiado tarde.

Mycobacterium tuberculosis (tuberculosis)


Es una de las infecciones más antiguas de la historia y, esta bacteria, es culpable de millones de casos de tuberculosis en todo el mundo, una enfermedad altamente infecciosa y que afecta al sistema respiratorio. Existen varias drogas para tratar la tuberculosis, pero están apareciendo casos en que la bacteria no responde a los antibióticos, sobre todo en quienes padecieron la enfermedad antes y no recibieron el tratamiento adecuado.

Los principales culpables de este problema de salud mundial somos nosotros. Abusamos de los antibióticos cuando no los necesitamos y, cuando se nos receta una tratamiento, no cumplimos con todas las dosis indicadas, una vez que comenzamos a sentirnos bien. Así, nuestro cuerpo genera inmunidad a los antibióticos, por lo que no es posible tratar una segunda infección con ellos.

En el caso del consumo excesivo de antibióticos, las bacterias mutan su ADN, haciéndose resistentes a las drogas, afectando también a quienes se contagian con ellas la primera vez.

Publicado por: Isabel Valenzuela