Orégano contra el cáncer y otras enfermedades

La medicina natural, medicina herbaria o plantas medicinales no es para nada un tema nuevo, es una antigua ciencia que ha curado y dado salud, vigor y juventud a nuestros propios antepasados, y aun en los tiempos modernos con los grandes avance de la medicina actual, muchas personas encuentran en la medicina natural remedio a sus problemas de salud y belleza cotidianos. En muchas ocasiones y para muchas enfermedades existe una cura o un paliativo a nuestro alcance en cualquier mercado o supermercado.

Al igual que otras ciencias que vuelven a tener auge, tales como la acupuntura, la homeopatía, la aromaterapia, frutoterapia y otras ciencias tradicionales se integran para ayudar al esfuerzo del hombre por prolongar y mejorar su salud física y mental.

La medicina natural a través de las hierbas, los arbustos, árboles y frutos que brinda la naturaleza contribuye de forma admirable al esfuerzo del ser humano por una mejor supervivencia. Las plantas no sólo nos proporcionan alimento, purifican nuestro ambiente brindándonos oxigeno, además nos curan y nos protegen de las enfermedades.

Las plantas adquieren cada día un papel más importante en la salud humana y la ciencia toma cada día más en serio la aplicación de la medicina natural en la lucha contra las enfermedades, incorporando cada día más la botánica a la medicina moderna.

El orégano es una hierba aromática que tiene propiedades antisépticas, antibacterianas, antihongos, antiparásitos y antivirales.

Su nombre científico es Orégano vulgare y es de origen griego, que significa "la alegría de las montañas."

Se trata de una planta utilizada hace cientos de años en la gastronomía, aunque inicialmente algunos afirman que su único uso era el de ser quemada para despedir a los nuestros en diferentes culturas escandinavas. Originario de las zonas soleadas del Mediterráneo, y utilizada allí como condimento, el orégano prefiere los terrenos de suelo ligero y muy soleado. A pesar de poseer una semilla de crecimiento lento, una vez se logra cultivar es una planta que puede durar varios años. Crece de manera silvestre en la mayoría de zonas templadas del planeta.


Es una hierba de tallos erectos, pubescentes, leñosos y de color rojizo que alcanza los 70 cm de altura, sus hojas son opuestas, redondeadas en la base, pecioladas, de un verde pálido por el envés y aproximadamente 2 cm de longitud. Las flores del orégano se encuentras dispuestas en corimbos terminales fragantes y densos, son de un blanco violáceo y por fruto traen un tetraquenio liso.

Es un condimento indispensable en la comida mediterránea, en especial en Italia. Se ha logrado cultivar en terrenos más fríos, pero la intensidad de sabor y aroma cambia notablemente, pues el orégano de la mejor calidad es más aromático y ligeramente amargo, el cual puede llegar a entumecer la lengua.

Beneficios del orégano para la salud

El orégano tiene diversos usos, ya sea como extracto, infusión, aceite esencial o tinturas.

Como se dijo anteriormente el uso más común de esta planta es el gastronómico, no obstante también genera grandes beneficios a nivel medicinal, pues es un tónico amargo que estimula el crecimiento de la flora intestinal y ayuda a combatir algunas afecciones digestivas como lo es el caso de los espasmos intestinales u otros dolores abdominales.

Para mejorar la digestión: A medio litro de agua hirviendo agregue 4 o 5 cucharaditas de flores de orégano frescas, deje infundir por diez minutos y cuele. Esta bebida debe ser ingerida caliente una o dos veces al día y se puede endulzar con miel de abejas.

Posee especiales cualidades como espasmolítico, por lo cual algunos especialistas lo recomiendan para tratamientos contra la tos espasmódica. Se aconseja la infusión de las hojas para aliviar los dolores causados por la menstruación dolorosa. Para controlar y mantener en orden el flujo menstrual es aconsejable realizar la infusión de cuatro cucharadas soperas de hojas picadas de oréganos en tres cuartos de litro de agua y tomar cinco pocillos pequeños de esta sustancia en el día. El tratamiento se debe llevar a cabo durante un mes.

En casos de problemas pulmonares es recomendable mezclar 5 cucharadas soperas de orégano picado en un litro de agua, revolver y dividir en 3 dosis para tomarla durante el día.

Para infecciones de los oídos y otitis se aconseja hacer un poco de jugo de hojas de orégano y aplicar dos gotas tibias en el oído afectado una vez al día.

Para la ictericia: Cuando la piel se torna amarilla es un síntoma claro de que se está empezando a presentar la ictericia, para ello existe un remedio fácil y efectivo. Ponga a hervir un puñado de orégano, uno de cilantro y otro más de salvia, también agregue ¼ de poleo en ½ litro de vinagre. Aspire los vapores producidos por el cocimiento y verá como poco a poco va a recuperando su color natural.

Es un antiséptico discreto, el cual contribuye en tratamientos contra afecciones de las vías respiratorias altas, tos, bronquitis, amigdalitis e incluso es útil para prevenir el asma.

El consumo habitual de esta planta es recomendado para prevenir dolores de cabeza severos, problemas de los nervios como la ansiedad y el insomnio.

Tratamiento contra el reumatismo: Ponga a hervir medio litro de agua y agregue 8 cucharaditas de hojas y flores secas, deje en el fuego por cinco minutos, filtre y deje enfriar. Se toman máximo tres tazas distribuidas a lo largo del día.

Los baños de asiento de orégano son recomendados para casos de inflamaciones genitales. Para ello poner a hervir dos o tres grandes manojos de sumidades floridas de orégano en un litro de agua durante unos minutos. Dejar reposar una media hora y verter en el baño ya preparado.

Propiedades anticancerígenas

Además de todos estos beneficios, el orégano posee propiedades anti-cancerígenas en muchos tipos de cánceres humanos , como por ejemplo mieloide crónico humano: eritroleucemia y el carcinoma de vejiga , ha sido recientemente objeto de un estudio llevado a cabo por la Universidad de Long Island, a los efectos de analizar uno de sus componentes activos, el carvacrol, para el tratamiento del cáncer de próstata , la segunda causa de muerte por cáncer en hombres estadounidenses.

Ya se sabía acerca de los efectos positivos de la cúrcuma en el tratamiento del cáncer de próstata , una planta herbácea rizomatosa perenne de la familia del jengibre, Zingiberaceae , de la que la curcumina (metano diferuloyl) se extrae, pero no sabíamos que los componentes activos del orégano pueden ejercer propiedades similares o incluso mejores.

Carvacrol del orégano

Carvacrol también conocido como cymophenol, (C6H3CH3 (OH) (C3H7) ); presente en Thymus vulgaris, Carum copticum, orégano y aceite esencial de orégano, carvacrol es un fenol monoterpénicos al que se ha hecho referencia en varios ensayos clínicos y estudios de investigación científica como un potente agente antibacteriano contra los hongos patógenos , levaduras y bacterias, así como microorganismos humana, animal y vegetal patógenos, incluidos los microorganismos resistentes a los fármacos y la formación de biofilm.
Fórmula quimica: (C6H3CH3 (OH) (C3H7)
Nombre: Carvacrol
Como en el caso de timol, el carvacrol también posee ciertas propiedades anti-cáncer, entre otras en contra de las células del hepatoma humano HepG2 . En un estudio, carvacrol inhibió el crecimiento de las células HepG2 para inducir la apoptosis, ejerciendo un efecto antitumoral que aún no se conocía.

Apigenina del orégano
Sin embargo, el orégano no sólo es rico en carvacrol, sino que también poseen propiedades anticancerígenas, debido a otro componente activo muy importante y olvidado que se encuentran en esta hierba, la apigenina.

La apigenina es un flavonoide natural que se encuentra en muchas hierbas y frutas, como por ejemplo Manzanilla (Anthemis nobilis). Otras fuentes naturales de apigenina son las manzanas, apio y también algunas especias como el orégano, estragón, cilantro, albahaca, perejil, cebolla, naranja, té de manzanilla, y los brotes de trigo. Otras hierbas como las endibias y los dientes de león tienen también una considerable cantidad de este componente activo.

Estudios recientes sobre los diferentes tipos de flavonoides y los beneficios de una alta ingesta de frutas y verduras sugieren que la ingesta de frutas y verduras ricas en ciertos tipos de flavonoides, principalmente apigenina, galato de epigalocatequina, delfinidina y genisteína parece estar asociado con una menor incidencia en el riesgo de cáncer.

Fórmula química: (4 ', 5, 7,-trihidroxiflavona)
Nombre: apigenina
Como tomarlo:
Infusión: Verter un taza de agua hirviendo sobre una cucharadita de sumidades floridas de orégano secas y desmenuzadas. Dejar reposar unos minutos y endulzar. Tomar tres veces al día Si se desea se puede combinar el té de orégano con el té verde endulzándolo con miel.

Decocción: Se hierve en un litro de agua 30 gramos de de sumidades floridas. Endulzar y tomar en pequeñas tacitas varias veces al día.

Uso externo del aceite de orégano

El aceite de esencia de orégano puede ser extraído de las hojas a través de la destilación, obteniéndose el beneficio concentrado de la hierba de orégano a granel para fines medicinales y terapéuticos.


Mejora la psoriasis y se emplea en picaduras de insecto aplicado directamente sobre ellas. Puede ser curativo en casos de eczemas y dermatitis. Se utiliza también para el dolor de muelas. Para la celulitis se recomienda masajes con aceite de orégano. Los masajes con aceite de orégano alivian y desinflaman contracturas musculares, esguinces, torceduras, reúma y artritis.

Instrucciones para elaborar aceite de orégano

Lava el orégano fresco y déjalo que se seque. Colócalo sobre una servilleta de papel o una toalla y déjalo secar al aire.

Suavemente golpea las ramas de orégano con el ablandador de carne en una tabla de cortar, para romper la superficies de las hojas. Ponlo a un lado.

Calienta 1 taza de aceite hasta que esté un poco caliente. Colócalo en un recipiente de vidrio limpio con tapa.

Coloca el orégano en el aceite caliente. Agita el frasco para que el orégano se mezcle con el aceite y comienza el proceso de liberar aceite de orégano en el aceite base.

Deja reposar en el refrigerador durante 3 días, para que el aceite de orégano se mezcle bien con el aceite base. Se utiliza para la preparación de alimentos o bien para masajes.

Recomendaciones

Hay varios tipos de aceites que funcionan bien como un aceite de base, como el aceite de oliva, el aceite de semilla de uva, el aceite de cártamo, el aceite de jojoba, el aceite de albaricoque, el aceite de aguacate, el aceite de almendras dulces, el aceite de coco y el aceite de nuez de macadamia.

Almacénalo en un lugar fresco para preservar los beneficios del aceite de orégano.

Efectos Secundarios del Orégano

A las dosis recomendadas, el orégano es una planta segura. Una sobredosificación de orégano puede provocar alteraciones nerviosas (agitación, hiperestesia -exageración de los estímulos táctiles-, depresión, entorpecimiento y somnolencia, excitación cardíaca), debido a los efectos estimulantes de su aceite esencial.

Algunas personas son sensibles a esta planta y pueden sufrir reacciones adversas al ingerir preparados de la misma.

Contraindicaciones

El orégano como planta puede usarse durante el embarazo en las dosis recomendadas. Sin embargo, puede acelerar el parto o provocar abortos espontáneos.

No se ha demostrado que la planta resulte inocua para los lactantes, por lo que no se recomienda su empleo a las mujeres que estén dando el pecho.

Su aceite aceite esencial está contraindicado durante el embarazo y la lactancia. El aceite esencial de orégano solamente debe utilizarse por vía tópica, nunca interna (no ingerir).

Por su contenido en fitatos, que previenen la absorción del hierro, no resulta adecuado para enfermos de anemia.

Fuentes varias de la red