La importancia de la Clorofila en la Salud.

Hace 3600 millones de años, aparecieron sobre la Tierra las primeras formas de vida fotosintéticas, es decir con clorofila capaz de convertir la energía del sol en energía para la vida, esto ya nos da una idea de la importancia de lo verde en la naturaleza y en la salud.

3600 millones de años después de esta conquista de la naturaleza, los sistemas de nutrición y de fijación de las plantas no se han modificado, la clorofila sigue siendo la responsable de la vida sobre la tierra. Esto ha orientado a fijar la vista en lo más básico de las plantas, sus jugos verdes.

Verde es el color de algunas de las formas de vida más antiguas. La clorofila es la responsable del color verde de las plantas, las cuales a través del proceso de la fotosíntesis transforman la luz del sol en energía química natural. Además a la clorofila se le atribuyen importantes propiedades antiinflamatorias y antioxidantes. Desde la antigüedad los alimentos de color verde, ricos en clorofila, han sido tradicionalmente usados para depurar, renovar y proteger el organismo.

La clorofila es la demostración palpable de la fuerza vital de las plantas sobre la salud del hombre.

Una dieta sana y equilibrada es fundamental para disfrutar de buena salud y para mantener el cuerpo joven y activo. Pero en la sociedad actual la pobreza nutricional de la alimentación, se camufla muchas veces en la tendencia a concentrar vitaminas y minerales en píldoras con el intento de dotar al organismo de las deficiencias que le ocasiona la dieta.

Pero está científicamente demostrado que las vitaminas y los minerales naturalmente presentes en los alimentos son absorbidos, metabolizados y asimilados en las células de manera más eficiente y rápida que las vitaminas y minerales aislados o sintetizados, ya que se encuentran integrados y unidos a otros componentes de la naturaleza reconocibles por el organismo que actúan de transportadores naturales al interior de las células.

Importancia de la clorofila:

La clorofila ha sido reconocida desde la antigüedad como un gran cicatrizante. Durante la Primera Guerra Mundial fue utilizada en los vendajes para estimular la cicatrización y retirar el tejido necrosado de las heridas. Se le atribuye a la clorofila la capacidad de estimular el crecimiento del tejido conectivo y la proliferación epidérmica con la formación mínima de cicatriz.

En los años 40 la clorofila se utilizó para tratar infecciones quirúrgicas en heridas abiertas e infecciones profundas asociadas con drenajes.

El daño y la alteración del ADN por genotóxicos medioambientales es una de las principales causas de cáncer y desórdenes genéticos. Se ha descubierto la acción protectora de la clorofila frente a ciertos genotóxicos como el diesel, el humo del tabaco y el polvo del alquitrán. El modo de acción de la clorofila se debe a que retira de manera muy eficiente estos componentes genotóxicos o se acopla con ellos desactivándolos.

Además de la clorofila, en los jugos verdes de las plantas podemos encontrar cantidades importantes de carotenos, de los que existen diferentes estudios que los relacionan con la disminución de riesgo a padecer cánceres epiteliales y otros tipos de cáncer, en especial por su riqueza en b-caroteno, xantofila y luteína.

Propiedades de la Clorofila:

Se trata de un alimento natural, íntegro y vital, para asegurarse todos los días un adecuado aporte de nutrientes funcionales vivos. Es rica en vitaminas, minerales, aminoácidos, enzimas activas, bioflavonoides y otros fitonutrientes necesarios para una correcta actividad celular y para reparar y proteger las células de las agresiones externas y de la acción del tiempo.

Es el aporte seguro de nutrientes que van a ser perfectamente asimilados. Garantiza una protección contra los radicales libres por la presencia de sustancias naturales con importante acción antioxidante, imposibles de encontrar en los alimentos excesivamente elaborados que ingerimos.

Nos ayuda a mantenernos limpios por dentro, favoreciendo la desintoxicación del aparato digestivo y la purificación de la sangre. La clorofila viene siendo tradicionalmente utilizada para purificar el cuerpo y eliminar metales pesados y toxinas del organismo.

La clorofila presenta los siguientes beneficios:

- Antioxidante: Se ha comprobado que la clorofila es uno de los mejores antioxidantes, capaz de neutralizar los efectos negativos de los radicales libres en el organismo. Tomar clorofila ayudará a evitar muchas enfermedades degenerativas y a mantener el organismo mas fuerte y más joven durante más años.

- Anticancerígeno: Numerosos estudios parecen demostrar el poder de la clorofila para inhibir el crecimiento de células cancerosas (carcinogénesis). La clorofila también parece ser capaz de neutralizar algunos compuestos carcinogénicos como nitrosaminas, aflatoxinas o hidrocarburos, presentes respectivamente en conservantes para carnes, frutos secos, o humos del tráfico.

- Energizante y depurativo:

Se sabe que la clorofila, por su capacidad regenerativa de las células, es uno de los compuestos vegetales que provee al organismo de energía y vigor, siendo capaz de depurar el organismo de toxinas. Por ello, se se recomienda especialmente en casos de debilidad, astenia primaveral, enfermedades infecciosas, intoxicaciones alimentarias, intoxicaciones químicas, etc.

- Desodorizante: La clorofila ejerce una función desodorizante, es decir es capaz de neutralizar el mal olor corporal. Es muy adecuada en el tratamiento de olor de pies , como el olor de axilas y genitales, tambien resulta adecuado en el tratamiento de la halitosis o mal olor de boca. La clorofila refresca la boca y proporciona un buen olor. Es por este motivo que muchos enjuagues bucales industriales la incluyen en su composición.

- Colesterol: Según estudios realizados, la clorofila ayuda a rebajar los niveles de colesterol y triglicéridos. Estas propiedades ayudan a favorecer la circulación sanguínea y evitar la aparición de trombos que son los principales causantes de accidentes vasculares como angina de pecho o ataque cardíaco.

- Piedras en el riñón: Algunos estudios realizados parecen sugerir que su uso podría ser adecuado en la prevención de cálculos renales.