Infecciones: dieta y recetas para combatirlas y prevenirlas


Las infecciones de piel, ojos, pulmones, estómago, etc., se deben principalmente a que el organismo se encuentra saturado de toxinas y bajo de defensas, ambas cosas relacionadas principalmente con la dieta y la calidad de los alimentos que consumimos. Por eso, cuando tengamos una infección, cualquiera que sea, necesitamos atender la dieta, y combinar esto con una buena rutina de ejercicios para que el cuerpo este relajado y tenga una buena circulación de nutrientes y desalojo de toxinas (movimiento intestinal).

Los alimentos que sin duda deben salir de tu dieta en estos momentos debido a que dentro del organismo crean un ambiente propicio para fomentar la proliferación las bacterias, virus, parásitos, etc., son:
- Harinas y azucares refinados, leche de vaca y derivados, embutidos y productos fritos, chatarra o procesados, carnes rojas, bebidas alcohólicas, irritantes, picantes y evitar todo lo que tenga conservadores, colorantes y aditivos.

La dieta debe ser lo más natural posible y de preferencia orgánica o biológica, y deben predominar los alimentos ricos en vitamina C, A y antioxidantes. El ajo, la cebolla y la manzana no deben faltar en tu dieta, asi como el polen, la miel de abeja y la equinacea. Debes procurar comer poco en cada comida y más veces al día beber suficiente agua en caso de diarrea y aumentar el consumo de vegetales al vapor.

 Recuerda que la curación natural es una forma de ayudar al cuerpo a elaborar sus propias defensas y a reconstruir, reparar y fortalecer el cuerpo en todo sentido.

La dieta recomendada en caso de infecciones es la siguiente:

 AYUNO: dos cucharadas de aceite de oliva extra-virgen y un vaso de agua tibia con el jugo de un limón exprimido.

DESAYUNO: un plato de frutas, principalmente la papaya [mamón o lechosa] (en caso de infecciones estomacales, aunque sea con diarrea), piña [ananás] (en caso de infecciones respiratorias, piel, etc.) o uvas e general. Al plato de frutas se le puede agregar miel de abeja y algunos trozos de almendras o nueces.

 MEDIA MAÑANA: jugo de tomate con apio y nopal (en lugar de nopal, puedes usar media taza de jugo de aloe) o un jugo antibiótico (ver recetas).

 ALMUERZO: caldo de vegetales, o arroz integral con verduras, o tortitas de vegetales sin freír, sándwich vegetariano en pan integral, etc.

 MEDIA TARDE: en caso de tener hambre, comer alguna barrita de cereal integral o un plato de manzana picada.

 NOCHE: taza de avena con leche de arroz, vaso de leche de soja tibia con miel, te de manzanilla con pan tostado con aceite de oliva y tomate picado. Incluye en este momento un pedacito de ajo crudo, recuerda masticarlo bien para que sus efectos curativos se absorban bien y no lo deseches completo.

 ANTES DE DORMIR: jugo de manzana o manzanas a mordidas sin cáscara, dulce de manzana endulzado con piloncillo (ver receta).

ALGUNAS RECETAS PARA COMBATIR Y TRATAR INFECCIONES:

DULCE DE MANZANA
 Necesitas:
 2 manzanas sin cáscara y en rodajas
 4 ciruelas pasas sin hueso
 Dos chabacanos (albaricoques o melocotones)
 Una naranja en gajos
 Piloncillo (rapadura o panela) o azúcar morena al gusto

 Pon todo en unan cazuela con dos vasos de agua y hierve hasta cocer, pero no cocines demasiado. Puedes agregar unas gotas de limón.

JUGO ANTIBIOTICO:
 Necesitas:
 Un vaso de jugo de naranja recién hecho.
 El jugo de un limón exprimido.
 Una taza de arándano fresco

 Mezcla todo en la licuadora y bebe al instante, despacio y a sorbos pequeños.

CALDO DE VEGETALES Anti-INFECCIONES
 Necesitas:
 1 zanahoria
 1 cebolla
 1 tomate
 ½ puerro
 ½ tallo de apio
 1 ajo
 1 hoja de laurel
 2 calabacines
 100 g de acelgas
 1 manojo de perejil
 Media cebolla picada finamente
 1 manojo de albahaca fresca
 Sal

Procedimiento:
Lavar y pelar la zanahoria, pelar la cebolla, limpiar el apio, eliminándole los filamentos, y el puerro, despuntar los calabacines y mondar las acelgas. Lavar cuidadosamente todas las verduras, escurrirlas y cortarlas en trocitos. Ponerlas en la olla, añadir el tomate entero y el ajo pelado. Verter en la olla 1 litro y medio de agua, añadir el perejil, la albahaca fresca y la hoja de laurel y llevar a ebullición. Dejar cocer hasta que las verduras estén blandas, pero no cocinar mucho para conservar nutrientes. Sazonar a mitad de cocción. Servir caliente, agregar el jugo de un limón al plato y cebolla picada, lo más que se pueda.

Visto en BioManantial