Las semillas de Chía: alimentan, protegen y sanan


Las semillas de Chía han sido utilizadas en América Central y del Sur con fines alimentarios, medicinales, y cosméticos desde hace siglos.
Chia es una palabra azteca que significa grasa. Vienen del desierto, de la planta Salvia hispanica que es un miembro de la familia de la menta. Crece en abundancia en el sur de México.
Tienen muy poco sabor y aroma lo que permite añadirlas a cualquier receta o consumirlas solas. Les gusta, hasta a las personas con paladares delicados.
Hoy día, están presentes en todas partes: en la granola, las bebidas, los cereales y en muchos más productos.
Las semillas de Chía: alimentan, protegen y sanan