En unos minutos prepara una bebida nutritiva y saludable


Siempre coloco en otro de mis blogger que hay que ir dejando de lado las creencias que hemos recibido y que están incrustadas en la sociedad a fuego y que son muy difíciles de disolver, cuando médicos, nutricionistas, y todo medio de publicidad que sea (televisión, radio, revistas, libros...etc...etc...) afirman y reafirman que lo más saludable para tener una vida sana es consumir leche de vaca es complicado decir lo contrario y que la gente se lo crea....
Bueno, pues ya basta de mentiras, la leche de vaca es lo más perjudicial que puede haber para el humano adulto, las razones son múltiples y ya las he colocado en varios artículos en esta misma página y en otras de nuestra autoría, así que pueden leer los post si así lo desean en estos links (tocando en el título deriva a la página)



Y ahora lo importante!!!! La leche de sésamo es la leche más saludable, contiene magnesio y tiene 9 veces más calcio que la leche de vaca.

El Sésamo (Sesamum indicum L.), contiene una gran variedad de principios nutritivos de alto valor biológico, como grasa insaturadas (eficaz para reducir el nivel de colesterol en la sangre) y lecitina, que desempeña un papel importante en el cuerpo .


El sésamo es, junto con la soja, es la lecitina vegetal más rica.

La lecitina de sésamo, sin embargo, es mejor que la de soja.

Sucede que la lecitina de soja proviene de diversas antinutrientes, entre ellas está el frijol y el ajonjolí.

La lecitina es un componente esencial del tejido nervioso y está implicado en la función de las glándulas sexuales.

Es un emulsionante potente, lo que facilita la disolución de las grasas en un medio acuoso.

Una de sus funciones es la de mantener los lípidos disueltos en la sangre en general, especialmente el colesterol, evitando de este modo la solución en las paredes de las arterias.

El sésamo también contiene proteínas de alto valor biológico, compuesto por 15 aminoácidos diferentes, con una alta proporción de metionina; vitaminas, especialmente E, B1 y B2; minerales y diversos minerales, especialmente calcio (nueve veces más que la leche), fósforo, hierro, magnesio, cobre y cromo; y mucílago, que dan la sésamo acción laxante suave.

El aceite de sésamo es rico en ácidos grasos insaturados y tiene varios componentes secundarios extremadamente importantes, como sesamina, sesamolina sesamol.

El último con sus propiedades antioxidantes confiere al aceite de alta estabilidad química, la prevención de la rancidez, haciendo que el aceite de sésamo sea de resistencia mayor en oxidación entre otros aceites vegetales.

El sésamo se utiliza a menudo en los casos de:


  • Problemas nerviosos: agotamiento nervioso o mental, estrés, pérdida de memoria, la melancolía, la depresión nerviosa, irritabilidad o falta de equilibrio nervioso, insomnio. Es un excelente complemento nutricional para aquellos que están sujetos a una gran actividad mental o intelectual y quieren mantener una buena renta.
  • De sobrecarga física: hacer deporte, embarazo, lactancia, convalecencia después de la cirugía o enfermedad.
  • La falta de libido o la capacidad sexual tanto en hombres como en mujeres.
  • El exceso de colesterol, la prevención del infarto de miocardio y accidente cerebrovascular.

Una buena manera de consumir el sésamo está tomando su leche, que es muy fácil de hacer.


Esta leche tiene la ventaja de ser rica en calcio y no tiene lactosa.

Y más: es también rica en magnesio, un mineral esencial para la absorción del calcio.

Es por ello que la leche de sésamo, como fuente de calcio, es muy superior a la leche de vaca.aprender:

Ingredientes para hacer leche de sésamo



  • 1/2 taza de sésamo beige o negro (negro es lo que tiene más calcio)
  • 1 litro de agua 
Modo de preparación

Trituramos las semillas, lo suficiente para abrirlas, nada más, y las ponemos en remojo con un vaso de agua durante 2 h., también se pueden dejar toda la noche, así se activan aún más las semillas.
Después de este período, tire el agua y deje sólo las semillas de sésamo hidratadas
Batir en la licuadora con 3 o 4 tazas de agua.
Colocar en una bolsa o lienzo y filtrar apretando (ordeñando) hasta sacar todo el líquido y que quede solo un residuo sólido.
La leche de sésamo estará lista.
Refrigerar y consumir dentro de dos o tres días.
Si desea endulzar, utilizar stevia, azúcar mascabo, azúcar rubia o panela (rapadura)
También se puede saborizar con canela, vainilla, o el sabor que se desee, y licuar con frutas como bananas, frutillas, kiwi, naranja, durazno, ananá...etc.etc.
Es digestiva, saciante y muy rica.


Se toma sola o se usa en cualquier preparación dulce o salada, tartas, tortas, panqueques, mufins, galletitas, cremas, helados, postres... solamente reemplaza en la receta la leche por leche de sésamo en igual proporción, tu salud y tus preparaciones mejorarán notablemente.

Con el residuo después de filtrar la leche, se puede hacer “queijelim” la ricota de sésamo,  se puede aderezar a gusto (romero, orégano, perejil, aceite de oliva y sal, por ejemplo).