Novartis pierde en India la batalla por la nueva patente de un anticancerígeno

La Corte Suprema de India negó este lunes una solicitud de patente presentada por el gigante suizo de los medicamentos Novartis para una nueva versión de un producto anticancerígeno, en una decisión que, según algunos activistas, protege el acceso de los más pobres a remedios genéricos de precio accesible.

En una decisión histórica, el tribunal decidió que la fórmula de nueva versión del medicamento Glivec, para el que Novartis buscaba obtener la patente, "no satisface los criterios de novedad o creatividad" requeridos por la legislación local. Novartis también fue condenada a pagar los costos del proceso, cuyo monto no fue divulgado.

Esta decisión pone punto final a una batalla legal de siete años y que llevó las discusiones al corazón mismo de la legislación india sobre patentes. El caso fue seguido de cerca por los principales grupos farmacéuticos de todo el mundo. Novartis presentó la solicitud patente en 2006 y desde entonces la moción fue negada en todas las instancias.

En una nota oficial, Novartis condenó la determinación judicial, y alegó que "desalienta el descubrimiento de nuevas drogas esenciales en el avance de la ciencia médica". "Esta decisión es un retroceso para pacientes, porque impedirá el progreso médico para enfermedades sin un opciones efectivas de tratamiento", dijo el director de Novartis en India, Ranjit Shahani.

El abogado Anand Grover, representante de la Asociación de Ayuda a Pacientes con Cáncer, dijo que se sentía "loco de felicidad" con la decisión judicial. "Esto representa un enorme paso adelante para ofrecer medicinas a precio accesible a los más pobres", dijo Grover a la salida del tribunal, en Nueva Delhi. A su vez, Pratibha Singh, abogado del grupo de medicamentos genéricos Cipla, dijo que este lunes la justicia "dejó claro que no se puede patentar una nueva droga apenas haciendo algunas modificaciones. La ley de patentes india fue apoyada".

La empresa decía que una forma mejorada de Glivec ameritaba una nueva patente, alegando que la nueva formulación era absorbida más rápidamente por el organismo. Sin embargo, los críticos señalaron que los cambios en la fórmula era apenas "una modificación obvia y de rutina".

La legislación india limita la capacidad de los laboratorios farmacéuticos de obtener nuevas patentes introduciendo pequeñas modificaciones en las fórmulas y, por ello, la decisión de la Suprema Corte permite que los laboratorios de medicamentos genéricos continúen produciendo su propia versión de Glivec.

Leena Menghaney, del consejo jurídico de Médicos Sin Fronteras, recordó el tratamiento de un paciente durante un mes con Glivec cuesta 4.000 dólares, al tiempo que, en India, la versión genérica cuesta menos de 73 dólares. "Esta decisión es un enorme alivio", dijo Menghaney. "Ayudará a salvar muchas vidas, no apenas en India sino en todos los países en desarrollo", añadió.

En opinión de la especialista, la decisión judicial "no significa que no se concedan nuevas patentes en India, pero la práctica abusiva de buscar muchas patentes distintas para una única droga se terminará". En 2007, la Alta Corte de Madras ya había negado el pedido de Novartis de una nueva patente para Glivec y, en 2009, el argumento también fue derrotado en la Comisión de Apelación India sobre Propiedad Intelectual, la cual dijo que la nueva fórmula de Glivec no era muy diferente de la versión original.